Nº 1830 lunes 15 de Junio de 2020



DESTACADO - TEMA DE PORTADA



El escándalo del "AVE del desierto" está teniendo repercusiones políticas graves

La asociación de Don Juan Carlos con Villar Mir funciona perfectamente

N. L.

El reparto de papeles entre Don Juan Carlos, el rey emérito y Juan Miguel Villar Mir, el gran conseguidor de infraestructuras, funciona bien desde hace años y a la perfección en el turbio asunto de las comisiones generadas por el AVE de Medina a La Meca que representó una inversión de más de 6.000 millones de euros.  

El rey emérito fue clave en la concesión conseguida de su ‘primo’ el rey de Arabia en favor de un consorcio presidido por OHL, la empresa que controla Villar Mir. La concesión se hizo en el año 2008 cuando todavía Juan Carlos era rey total y gozaba de irresponsabilidad constitucional, por lo que no podrá ser imputado al respecto.

Lo será por los dineros recibidos posteriormente, que no pasaron por la Agencia Tributaria por los que puede ser imputado por blanqueo de dinero y evasión fiscal. Parece que lo de cohecho, activo o pasivo, está fuera de lugar pues el dinero cobrado no lo recibió para conseguir algo de Arabia Saudí, aunque el reino saudí consiguió de su parte y de la del actual monarca una contribución al blanqueo de la dictadura saudí.

El asunto del ‘AVE del Desierto’ venía coleando desde la concesión al consorcio. Ahora ha saltado al primer plano de la actualidad, gracias al trabajo del fiscal suizo, el tesonero Yves Bertossa; el resentimiento de la amante del Emérito, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, y el comisario Villarejo. Y, desde luego, desde que la Fiscalía del Tribunal Supremo ha decidido tomar cartas en el asunto. 

El escándalo ya ha tenido repercusiones políticas graves que afectan a la propia institución monárquica, por mucho que el rey reinante, Don Felipe, esté tratando de colocar un cordón sanitario en torno a su padre, al que ha excluido del núcleo duro de la Familia Real, como en su día hiciera con su hermana Cristina. La Familia Real se limita, pues, al rey Felipe, a la reina Letizia, la princesa de Asturias, Leonor, y la infanta Sofía.

Don Juan Carlos repartió el botín del AVE dando “cuotas partes” a Villar Mir, el constructor de infraestructuras, virtuoso en el arte de la corrupción política, después de abonar las mordidas correspondientes a los palaciegos árabes que intermediaron en el negocio y, oh, gesto de amor, a Corinna.

Concedió a Villar Mir un marquesado

La asociación del rey emérito con el constructor viene de lejos y fue agradecida por Don Juan Carlos otorgando a don Juan Miguel el marquesado que lleva su nombre por "la destacada y dilatada trayectoria de don Juan Miguel Villar Mir al servicio de España y de la Corona”, según reza en la justificación del marquesado.

A Villar Mir le llueven los escándalos, lo que probablemente fue la primera causa de que cediera a finales de 2017 la presidencia de la compañía a su hijo Juan Villar-Mir de Fuentes, reteniendo él la dirección del ‘holding’ que incluye a OHL.

Le han golpeado las acusaciones de corrupción en México, ha sufrido la rescisión de contratos en Oriente Medio, la salida del Ibex-35 y, sobre todo, la persecución por la Justicia, que no sufre injustamente en términos evangélicos, sino por su aportación a las finanzas del Partido Popular para conseguir la concesión de obras.

El hombre que ha creado un imperio con presencia en medio mundo sufre ahora una corona de espinas. Vive todo un drama familiar que se refleja dramáticamente en los titulares de prensa que informan de las sospechas del juez Velasco de la implicación del patriarca en la ‘operación Lezo’ después de que tanto el exministro Zaplana como el constructor aparecieran vinculados a los chanchullos de quien fuera presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. 24 horas después de que se activara el operativo la Guardia Civil registraba la sede de la compañía.

Detuvieron a su yerno

Aún con más dramatismo se presentaba la detención por orden del juez Velasco de su yerno, Francisco Javier López Madrid, consejero de OHL, por la supuesta transferencia a Ignacio González, a la sazón presidente de la Comunidad de Madrid, de 1,4 millones de euros, desde un banco suizo, por la contrata que OHL obtuvo del fallido proyecto de unión ferroviaria entre los municipios madrileños de Móstoles y Navalcarnero. Fue también investigado en el Juzgado Central de Instrucción Nº 6 en el caso de las obras del metro de Madrid.

Es López Madrid otro personaje de turbia trayectoria, investigado por acoso sexual,  amenazas, coacciones y agresiones a una dermatóloga en una causa que fue sobreseída y abierta de nuevo posteriormente. Estuvo implicado en el escándalo de las tarjetas ‘black’ de Caja Madrid, de la que el ‘yernísimo’ había sacado 344 millones de euros a interés cero para su suegro. 

Miembro de la directiva de la Fundación Príncipe de Asturias, compañero del colegio Los Rosales e íntimo amigo del rey Felipe y amigo de la reina Letizia, a quien ésta designaba “compi yogui”. "Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, ‘merde", escribía la reina Letizia a López Madrid poco después de conocerse sus gastos con la tarjeta ‘black’, según una exclusiva de ‘eldiario.es’ que reproducía los mensajes capturados por la Guardia Civil. Una semana después el Rey rompía relaciones con su amigo.

López Madrid dimitió del Consejo de OHL un día antes de la celebración de la Junta de Accionistas de mayo de 2017. Sin embargo. el patriarca mantiene a su yerno –se casó con Silvia Villar Mir, su única hija– como consejero delegado del Grupo Villar Mir, la matriz del ‘holding’ familiar y como presidente ejecutivo de Ferroglobe.

Combina con soltura el peloteo y el maletín

En el gremio de las grandes empresas de la construcción e infraestructuras que integran el ‘lobby’ Seopan nadie puede tirar la primera piedra sobre la utilización del maletín como vía de acceso a las contratas de obras públicas.
Villar Mir, que se ha ganado el título de “pelota mayor del Reino”, es un maestro en el arte de la seducción que había atribuido sucesivamente la categoría de mejor presidente del Gobierno de España a José María Aznar, a José Luis Rodríguez Zapatero y a Mariano Rajoy.

En una de las reuniones de la junta directiva de Seopan sus compañeros le hicieron algunos comentarios jocosos sobre su propensión al halago desmesurado. Villar Mir los dejó planchados cuando les dijo muy serio: “Os estáis equivocando, un halago siempre es bien recibido”. Pero Villar Mir, muy criticado por el dinero entregado a Luis Bárcenas, 530.000 euros, para la financiación ilegal del Partido Popular, y por alguna de sus aventuras empresariales, como la de Brasil, nunca ha sido el capo del sector. Un directivo bancario dotado de fino sentido del humor me confesaba: “La verdad, Pepe, Juan Miguel te hace unos elogios tan desmesurados que no te los tragas. Pero los paladeas”.

No consiguió, sin embargo, seducir a los promotores del Consejo Empresarial de la Competitividad (la CEC, felizmente disuelta), que le puso bola negra que le impidió incorporarse al deseado club de los grandes magnates.

El presidente de México denuncia los sobornos de OHL

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México conocido por sus siglas AMLO, califica en su libro ‘2018. La Salida’ editado por Planeta, a Villar Mir de “pulpo”, “sobornador”,  “falso empresario”, entre otras descalificaciones.

“El manejo del influyentismo –sentencia el presidente mexicano– es la especialidad de estos falsos empresarios. Existen grabaciones que prueban cómo sobornan a funcionarios para conseguir contratos y lucrar con las finanzas públicas”.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver