Nº 1744 lunes 3 de septiembre de 2018


EMPRESA


Firmada la paz con Gimeno, anuncia plan estratégico centrado en la refinanciación de deuda, la búsqueda de socios y lo digital

Jesús Nuño de la Rosa pasa página en El Corte Inglés

     

Tras varios meses de tensión accionarial y enfrentamientos abiertos entre el expresidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, y el Consejo de Administración, las aguas han vuelto a su cauce, previa indemnización, eso sí, de más de 8 millones de euros. El caso es que la nueva dirección, con Jesús Nuño de la Rosa al frente, ha anunciado en la reciente Junta de Accionistas que el grupo abre una nueva etapa con nuevo plan estratégico en el que la refinanciación de deuda, la búsqueda de socios para la internacionalización y la omnicanalidad serán los principales pilares. Además, el grupo, que ha ganado 202 millones en 2017, casi un 25% más, ha configurado un nuevo Consejo de Administración  al que se ha sumado en calidad de independiente Fernando Becker, que está más en línea  con las recomendaciones que siguen las empresas cotizadas. El debut bursátil podría estar más cerca.

Nuria Díaz

Sábado 25 de agosto, a unas horas tan solo de la Junta General de Accionistas. El consejo de administración de El Corte Inglés se reúne y acepta la renuncia de Dimas Gimeno tras horas de negociaciones entre abogados que acabaron, finalmente, en un acuerdo por el que el ex presidente del grupo recibía una indemnización –no confirmada por ninguna de las partes- de 8,5 millones de euros, a cambio de la cual se compromete además a abandonar su batalla judicial contra la compañía.  Concretamente, se ha comprometido a retirar la demanda que impugna el consejo de administración en el que se aprobó su cese. El pacto, nocturno e in extremis,  provoca suspiros de alivio en la sede de Hermosilla porque –señalan fuentes del sector- eran muchos los que estaban preocupados por la notoriedad que estaba tomando en los medios las peleas internas en una empresa que se ha distinguido siempre precisamente por un extremo celo de sus interioridades.  No es de extrañar que la primera consigna del nuevo presidente del grupo, Jesús Nuño de la  Rosa, tras apagar las tensiones internas haya sido proclamar la apertura de una “nueva etapa de unidad”.  En concreto y en el que era su primer discurso frente a la Junta de Accionistas, Nuño de la Rosa señalaba que “nuestra prioridad es consolidar la unidad como norma fundamental y base de nuestra fortaleza. Unidad en el Consejo de Administración. Unidad en la dirección de la empresa. Unidad de nuestros empleados y colaboradores”. 

Para convencer a todos los implicados, ha puesto encima de la mesa un nuevo plan estratégico, aún por concretar, pero del que ya ha desvelado los tres pilares fundamentales.  "Primero, -señalaba el directivo- somos el gran escaparate de las marcas, incluidas las nuestras propias; segundo: la omnicanalidad como objetivo fundamental; nuestras tiendas, físicas u online, deben ser las mejores; y tercero: la internacionalización como palanca que complemente nuestra actividad actual".

La marca...

Por partes. El directivo hizo hincapié el valor de la marca como ventaja para ser "un foco de atracción de firmas nacionales e internacionales". Pero sin duda, más sorprendió a los presentes, su insistencia con la internacionalización de El Corte Inglés, una de las grandes tareas pendientes. "La globalización tiene que ser una de nuestras grandes aspiraciones porque tenemos marca, tenemos producto, tenemos servicio y, sobre todo, tenemos vocación de estudiar oportunidades fuera de España".  Los analistas señalan que una de las vías que autilizará el nuevo equipo será el de la búsqueda de alianzas.
 
...La internacionalización...

De hecho el pasado mes de julio, el grupo anunció un acuerdo con la cadena alemana Karstadt para poder desembarcar bajo el brazo de Sfera en sus centros comerciales. Sfera es la punta de laza de su salida fuera de nuestras fronteras. Durante el ejercicio 2017, ha abierto un total de quince tiendas propias y más de 110 nuevos puntos en su red de franquicias. Su expansión ha estado focalizada en los mercados internacionales, especialmente en México donde ya cuenta con 45 tiendas. Además está presente en Portugal, Grecia, Alemania, Polonia, Suiza, Perú, Chile, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Catar, Malasia y Tailandia son los países restantes donde está la línea de negocio dedicada a la venta de ropa y complementos. Este año, abrirá dos nuevas tiendas en Polonia y crecerá en España y el país luso.

...Y la omnicanalidad

La otra pata del plan es el fomento de la omnicanalidad. Nuño de la Rosa señalaba en la junta que la compañía sólo entiende la convivencia entre tiendas online y tiendas físicas. Por eso, ambas contarán con un idéntico acceso al catálogo y a la oferta comercial. “Es un ámbito en el que estamos focalizando gran parte de nuestra estrategia y tiene como principio fundamental maximizar el valor añadido que supone que el gran escaparate de marcas de las empresas del Grupo El Corte Inglés esté al alcance de nuestros clientes tanto online como offline”.

El impulso a este negocio es obligado. Los gigantes como Amazon están cambiando la cultura y las maneras del negocio del retail y la distribución. Y va a ser difícil competir con eloos. AL cierr de esta edición, las acciones del grupo fundado por Jeff Bezos superaba por primera vez la barrera de los 2.000 dólares en la Bolsa de Nueva York, un hito para la compañía, que se acerca al billón de dólares de valoración, y la convierte en la segunda empresa estadounidense que alcanza esa capitalización bursátil, después de que Apple lo lograse a principios de agosto.

Bonos y ventas

Pero, señalan los analistas, uno de los retos fundamentales y más inmediatos de El Corte Inglés es continuar reduciendo deuda. El pasado mes de enero el grupo suscribía un contrato de financiación con Santander, Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs por hasta 3.650 millones de euros que reemplazará a un crédito sindicado de 2013 y a una línea de pagarés suscritos por empleados del grupo. Nuño de la Rosa deberá ahora terminar la segunda parte de la operación iniciado a principios de año para eliminar un 40% del pasivo a medio plazo para o que, según fuentes del sector prepara otra emisión de bonos de 1.000 millones.  El grupo de grandes almacenes estaba acostumbrado a una deuda por debajo de dos veces ebitda (resultado bruto de explotación) y ha sido el efecto de la crisis el que ha hecho que esta cifra aumentase
Además, fuentes del sector señalan que la compañía también podría continuar con el objetivo de reducir deuda mediante la venta de activos.

La entrada del socio qatarí  en 2015 dentro del accionariado del grupo fortaleció la salud financiera aunque también cusó las primeras desavenencias entre miembros del consejo. No hay que olvidar que Carlota Areces  fue expulsada del consejo de administración presidido entonces por Dimas Gimeno acusada de filtrar información confidencial sobre el jeque catarí Hamad Bin Jassim Bin Jaber al Thani, hoy accionista relevante con un 10% de la compañía, después de que se haya cerrado la devolución del préstamo de 1.000 millones de euros realizado por Primefin -su sociedad de inversión- en julio de 2015. Areces no dejó de litigar y ha sido ahora, tras la salida de Gimeno, cuando se ha acordado su vuelta al órgano de dirección de la compañía. Carlota Areces representa a Corporación Ceslar, propietaria del 9% de las acciones de los grandes almacenes.
Dentro del plan estratégico de la compañía para reducir la deuda se puso en marcha una operación para vender una serie de activos no estratégicos del grupo como algunos locales comerciales u oficinas.

A principos de agosto, se desprendía del número 41 de calle Princesa y del 20 de Gran Vía de Bilbao en una operación de sale&leaseback y le habría reportado unos 100 millones de euros.
El grupo enmarca esta operación dentro del plan de desinversión de activos para reducir su deuda en el que lleva inmerso varios años. La compañía cuenta con 92 centros en España. Y no serán los últimos.

¿Cuánto vale El Corte Inglés?

Con el consejo pacificado, y un plan estratégico en ciernes, el mercado ha vuelto a especular con una posible salida a Bolsa de la cadena de grandes almacenes. Pero, el asunto es... ¿cuánto vale la empresa?.

La referencia más reciente es del año 2015, cuando entró en el capital la sociedad Primefin, vinculada al jeque catarí Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani. En sus últimas cuentas, depositadas en el Registro de Luxemburgo, Primefin señala que en julio de 2015, concedió un préstamo de 1.000 millones de euros “convertible en una participación del 12,25% en el grupo español”. En realidad, son 1.000 millones por el 10% de la sociedad, más el pago de intereses que sería otros 2,25%. Esa primera referencia valoraría por tanto El Corte Inglés entre 8.163 y 10.000 millones de euros.

En el folleto de El Corte Inglés de la emisión de deuda en Irlanda, emitida en enero de 2015 por valor de 500 millones de euros, la compañía señalaba que “los activos inmobiliarios del grupo representan un porcentaje significativo del valor”. El folleto recoge que el valor de los inmuebles, según tasación de Tinsa, a fecha de 2013 era de 15.100 millones. Dos años después, en el folleto de pagarés de la sociedad de 2017 por valor de 500 millones, señala que en el ejercicio 2015, Tinsa valoró la cartera inmobiliaria del grupo en 16.544 millones.

Ahora, los analistas creen que la salida a bolsa podrá estar más cerca que nunca. Dimas Gimeno ya lo tenía en mente y no parece que Nuño de la Rosa vaya a cambiar estos planes.

Los analistas señalan también que pese a que ha vuelto la paz a la compañía, aún quedan demandas en los juzgados. Dimas Gimeno, el sobrino de Isidoro Álvarez mantiene abiertos sus pleitos contra las hijas y herederas del difunto ex presidente de El Corte Inglés, Marta y Cristina, por desavenencias en la gestión de IASA, la sociedad a través de la que la familia gestiona su participación del 22,18% en El Corte Inglés.


El beneficio crece un 25%

■ El Grupo El Corte Inglés ha conseguido crecimientos significativos en todas las líneas de la cuenta de resultados del ejercicio 2017, tanto en cifra de negocios como en Ebitda, Ebit y resultado neto, lo que refleja la buena evolución de la compañía. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) ha aumentado un 7,4% hasta los 1.054 millones de euros, mientras el beneficio neto consolidado ha alcanzado los 202 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 24,9% sobre el ejercicio precedente.
La cifra de negocios del Grupo se ha situado en 15.935 millones de euros, un 2,8% superior al año anterior, según consta en el Informe de Gestión y las Cuentas Anuales cerradas a 28 de febrero de 2018, primer ejercicio de Jesús Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo como máximos responsables ejecutivos. Asimismo, han crecido el beneficio de explotación (Ebit), que se ha situado en 412 millones, un 28,9% más que el año anterior, y el volumen de inversión que ha alcanzado los 425 millones de euros. Gran parte de estas inversiones corresponden a proyectos, reformas y acondicionamientos de centros comerciales, así como a mejoras tecnológicas y de instalaciones con el objetivo de reforzar el negocio digital.

De hecho, el esfuerzo realizado en el ámbito online y la apuesta por la omnicanalidad, han permitido mantener la senda ascendente de los años anteriores, con un incremento en el ejercicio 2017 del 32% en número de pedidos y cerca de un 26% en facturación.
Por líneas de actividad, el gran almacén sigue siendo el principal formato comercial del Grupo. Durante el ejercicio 2017, los centros comerciales alcanzaron una cifra de negocios de casi 11.400 millones, lo que supone un incremento del 3,2% sobre el año anterior. El Ebitda se situó en 815,2 millones de euros, un 6% más que el ejercicio precedente. Su vocación innovadora ha llevado a convertir los centros comerciales no sólo en lugares donde se pueden adquirir productos y servicios, sino también en un espacio donde vivir experiencias. Los grandes almacenes son un lugar de encuentro en los que, además de encontrar las últimas novedades en moda, decoración, alimentación o tecnología, se puede disfrutar de una buena gastronomía, experimentar las sensaciones de la realidad virtual, contratar un servicio de personal shopper o relajarse en los espacios de salud y belleza.

La cadena de supermercados, que engloba las enseñas Supercor y Supercor Exprés, se confirma como un referente en la compra de proximidad, destacando la buena calidad de los productos y unos precios muy competitivos. Esto le ha permitido elevar la cifra de negocios en un 4,6% hasta situarse en 641,75 millones de euros, con un Ebitda de más de 33 millones de euros, lo que representa casi un 20% más que el año anterior.

La cadena de moda y complementos Sfera mantiene un crecimiento sostenido tanto en ventas como en resultados. La aportación de Sfera a la cifra de negocios consolidada fue de 270,9 millones de euros, un 9,4% más que el año precedente.

Bricor, la cadena de ferretería, bricolaje, decoración, jardín y reformas del hogar, ha alcanzado una cifra de negocios de 85,24 millones de euros, con un Ebitda negativo en 8,93 millones.  El Grupo Viajes El Corte Inglés ha logrado una cifra de negocios de 2.533,6 millones, un incremento del 5,7%.

 

Apoyado en su moción de censura por el grupo más heterogéneo y dispar de formaciones políticas que nunca un candidato había logrado unir, Pedro Sánchez se enfrenta a la difícil tarea de gobernar en solitario con 84 diputados, el menor respaldo con el que ha contado un presidente del Gobierno. Tendrá la ventaja, eso sí, de que los Presupuestos Generales del Estado para 2018 están casi aprobados a falta solo de un trámite en el Senado muy difícil de parar. Pero los problemas se presentaran cuando quiera sacar adelante otras iniciativas, como ya le ocurría a Mariano Rajoy con sus 134 escaños.

El ya presidente del Gobierno sabe que el consenso se convierte para él en una obligación ineludible: “quiero buscar el consenso y el diálogo, que serán las banderas de mi Gobierno lo que no ha hecho el PP en los últimos sietes años”, y sabe que comienza un periodo complicado cuya duración está por ver.

En realidad, el líder del PSOE ha hecho lo más difícil o lo más fácil, según se mire, llegar a la Moncloa. Ahora el reto será cómo se mantiene y gobierna con cierta tranquilidad algo a lo que deberá contribuir el equipo del que se rodee. Sobre quienes van a formarlo, el líder del PSOE solo ha dado una pista genérica: será paritario. Sobre nombres, nada, al menos a día de hoy. Pero lo que está claro es que quienes acepten la llamada de Sánchez tienen que ser conscientes de que su mandato puede ser breve y que el mayor reto al que se enfrentan es saber cómo gobernar con 84 diputados cuando la mayoría absoluta está en 176. Su Gobierno estará obligado a hacer auténticos malabarismos parlamentarios para lograr que los proyectos que envíe a la Cámara salgan adelante. Pablo Iglesias ya le ha recordado que con 84 diputados no se puede gobernar y le ha pedido que forme “un Gobierno amplio” que les incluya a ellos.

Porque una cosa es construir un frente 'anti Rajoy' y otra ofrecer los votos necesarios para que una ley sea aprobada por el Congreso.

Sin embargo, los próximos meses no tienen por qué suponerle un problema a Pedro Sánchez. Será después del verano, en otoño cuando comience de verdad la tramitación de los Presupuestos para el año que viene y cuando se tenga que enfrentar a las primeras dificultades, dando por descontado que ha conseguido aprobar el techo de gasto.

Con los 134 diputados del PP en contra y posiblemente también los 32 de Ciudadanos, el PSOE tendrá que intentar sostenerse en los mismos grupos que han respaldado su investidura. Se podría dar la circunstancia de que no solo tuviese que trabajar este año con unos Presupuestos aprobados con su voto en contra, sino que tuviera que hacerlo en 2019 también.

Lo que parece tener claro el nuevo jefe del Ejecutivo es que debe ajustarse a los compromisos adquiridos con Europa, que mira con lupa las cuentas públicas y el cumplimiento del déficit. Así que trasladar al exterior una imagen de estabilidad debido al carácter de provisionalidad que marcará su mandato, es algo prioritario.

“Mi Gobierno garantizará la estabilidad”, ha dicho, “frente a las incertidumbres y desafíos inmediatos a los que se enfrenta España…con un programa de estabilidad moderado, realista y de consenso de cuatro puntos: la estabilidad institucional y regeneración democrática, el primero; la estabilidad macroeconómica y presupuestaria, el segundo; la estabilidad social, laboral y medioambiental, el tercero; y la estabilidad territorial como cuarto eje”. Pedro Sánchez quiere conseguir los acuerdos indispensables para ejecutar cambios centrados en la agenda social, siempre “dentro de los márgenes limitados a los que está sujeto el Gobierno en las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos”, puntualizó en clara alusión al programa de estabilidad europea que limita el gasto. Entre sus prioridades está impulsar la Ley de Igualdad Salarial e impulsar un Pacto de Rentas que aborde “la dignificación salarial de los trabajadores y las trabajadoras”. Pero, además, Sánchez ha hablado de otras “urgencias sociales” que su Gobierno “no va a omitir ni dilatar”. Entre ellas, se ha comprometido a recuperar el carácter universal de la sanidad pública, “devolviendo a las personas que viven en España la atención sanitaria de la que fueron excluidas” tras la reforma de 2012, y a emprender un plan para reducir las listas de espera en el sistema de dependencia, que actual-mente registran a más de 300.000 personas con derecho a una prestación, que no la reciben.

En este sentido, ha asegurado que desde su Ejecutivo se garantizará la financiación necesaria para el sistema nacional de dependencia que el Gobierno actual debería estar financiando con las autonomías al 50% y que, según ha precisado, son estas últimas “y especialmente las gobernadas por socialistas” quienes estás “manteniendo a pulmón” el sistema.

Por otro lado, ha afirmado que mejorará la eficacia del Estado del bienestar para combatir la pobreza e impulsará la reactivación del diálogo con los agentes sociales, en especial para el desarrollo del pacto de rentas que defienden los sindicatos para “la dignificación salarial de los trabajadores”.

Sánchez se ha comprometido también a impulsar un acuerdo por la financiación autonómica y a recomponer los consensos “rotos” en el Pacto de Toledo para alcanzar un amplio acuerdo sobre la viabilidad del sistema de pensiones.

Se ha mostrado dispuesto a abrir una nueva etapa basada en el acuerdo y superar una etapa en la que, a su juicio, “el Ejecutivo ha dado absolutamente la espalda” al Congreso y ha tenido una actitud de “bloqueo”. Frente a eso, su Gobierno fundamentará su actuación en “medidas que han generado amplios consensos parlamentarios”, entre los que ha mencionado los referentes a la independencia de RTVE, y la eliminación del 'impuesto al Sol'. Hay que recordar que el Parlamento Europeo propuso eliminar este impuesto que pasaría a ser ilegal según las normas de la UE.

Sánchez también se ha comprometido a aprobar una Ley de Transición Energética y Cambio Climático que incentive la inversión en renovables y siente “las bases para la necesaria transición ecológica de nuestra economía“
La legislatura termina de forma oficial a mediados de 2020, pero casi nadie cree que el secretario general del PSOE sea capaz de aguantar dos años en esta situación. La salida sería un adelanto electoral que parece tener ya en su agenda.

Pero tampoco es sencillo. El año que viene está plagado de convocatorias, lo que tampoco ayuda al consenso. En marzo hay comicios en Andalucía, y el entorno de Susana Díaz ya ha dejado claro que no le apetece demasiado que ambas citas coincidan. A finales de mayo hay elecciones municipales en toda España, autonómicos en varias comunidades, forales en el País Vasco y Europeas. Nunca se han hecho al mismo tiempo que unas generales. La tercera opción: elecciones en otoño de 2019. Si fuera así, Sánchez habría aguantado más de un año en la Moncloa.

Un Consejo, con Pizarro y Becker como independientes, más del gusto de la Bolsa

■ Nueva etapa, nuevo Consejo de Adminsitración. La salida de Dimas Gimeno no ha sido la única novedad que ha deparado la última Junta de Accionistas del grupo. Además, ha vuelto a sentarse en el organo de dirección de la compañía, después de más de dos años sin sillón, Carlota Areces, a través de Corporación Ceslar, que fue explusada del mismo por, supuestamente, haber filtrado aspectos confidenciales de la negociación de El Corte Ingles con el jeque catarí. Ceslar es propietaria del 9% de las acciones de los grandes almacenes. La empresa ha destacado que "la propuesta refuerza la unidad accionarial de la compañía".

Además, el grupo ha dado entrada a un nuevo consejero independiente, Fernando Becker. Becker (León, 1955) es catedrático de Economía. Ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en Iberdrola (su último cargo fue como director general corporativo). Ha sido también presidente del Instituto de Crédito Oficial (1996-99) y ha formado parte del Consejo de Administración de diversas instituciones como el Banco Europeo de Inversiones, el Fondo Europeo de Inversiones, la Sociedad Estatal de Participaciones Patrimoniales, Argentaria, la Federación de Cajas de Castilla y León, así como consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León y senador del PP por León. "Supondrá una mayor profesionalización del consejo y un nuevo avance en gobierno corporativo", ha destacado la empresa.
Precisamente los analistas destacan este avance en el gobierno corporativo, con un consejo que se amplía a once miembros y suma dos independientes –Manuel Pizarro tambien lo es–. “Si a la presencia de independientes sumamos que están repartidas las tareas entre un presidente –Jesús Nuño de la Rosa– y un consejero delegado, tenemos una compañía más del gusto de la Bolsa, más en línea con las cotizadas”, concluyen.



... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

 

volver