Nº 1685 lunes 1 de mayo de 2017
DESTACADO

Los periodistas económicos protestan por sustituir rueda de prensa por comunicado en Internet

FG lleva al BBVA hacia la clandestinidad

 

El presidente del BBVA ha decidido cambiar la fórmula tradicional de presentación trimestral de resultados ante los periodistas de cuerpo presente en su sede social por sendos comunicados en Internet.

■ N. L.

Francisco González, (FG) el agente de Bolsa trasmutado en banquero por la interesada gracia de Rodrigo Rato y la complicidad de José María Aznar,  ha avanzado un paso más hacia la opacidad informativa.

Los periodistas esperamos que no sea seguido por otros avances hacia la oscuridad y la manipulación. Que no se refugie  en el plasma que patentó Mariano Rajoy, en la rueda de prensa sin preguntas, o que se limite al envío de comunicados a los medios.

El presidente del BBVA ha decidido cambiar la fórmula tradicional de presentación trimestral de resultados ante los periodistas de cuerpo presente en su sede social por sendos comunicados en Internet.

Los periodistas económicos protestan

Esta modificación provocó una rápida reacción de parte de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) tras consultar a sus asociado,s que mostraron unánimemente su malestar por este cambio.

“En todos los casos consultados –se informa en la nota emitida por le APIE el pasado 26 de abril–,  los socios entendieron que la fórmula supone un paso atrás en la transparencia informativa”.
O sea –esto último no lo dice la nota, es un comentario de El Nuevo Lunes–, que FG ha llegado demasiado lejos en su proyecto de “banca digital” introduciendo una lamentable peora, si nos permiten el neologismo. No es la única peora en la conversión digital de su banco.

La asociación de los periodistas económicos hizo llegar el lunes pasado, 24 de abril, sendas cartas al presidente del BBVA, Francisco González; al consejero delegado, Carlos Torres; y al responsable de Comunicación, Pablo García Tobin, con el rechazo de los periodistas a dicha decisión.

Lo que sigue sí son palabras textuales del texto de la APIE: “Entendemos que el contacto directo y presencial siempre es más rico que la distancia. Además, la entrega de la documentación física facilita el trabajo para seguir la presentación y preparar las preguntas. El BBVA es una de las entidades que ha permitido mantener una charla informal con los directivos después de la rueda de prensa, algo que es muy valorado por los profesionales que cubren la información financiera ya que permite aclarar dudas”.

Y añade: “También les hemos indicado que el nuevo sistema vía web no es ajeno a problemas técnicos, por parte del emisor o del receptor, que pueden provocar que el periodista pierda el contacto y la información. Creemos que con esta nueva vía se pierde espontaneidad y la transparencia que ofrece la rueda de prensa, así como otras ventajas que supone el contacto directo, como hemos citado”.

La nota añade: “Por último, hemos apuntado que no se entiende la razón de utilizar la web para transmitir los resultados ya que la sede del banco no está fuera de Madrid y la presencia física de los periodistas no supone un problema de desplazamiento”. Y concluye confiando “en que puedan replanteársela en futuras ocasiones”.

Un banco oscurantista y sin banqueros

Desde que Francisco González (FG) entró por la puerta en el BBVA,  la transparencia informativa se marchó por la ventana al tiempo que sus mejores directivos abandonaban la entidad, bien por la puerta o por la ventana, a veces protegidos por paracaídas de oro. FG benefició a la competencia transfiriendo por activa o por pasiva a excelentes profesionales, bien por despidos bien pagados o bien por la huida de los alarmados por la gestión de su presidente. Hoy la semilla del BBVA está diseminada fructíferamente por todos los bancos de la patria, como analizamos en su día en esta sección.

El BBVA sólo cuenta con un banquero en su consejo de administración. Los demás consejeros, la mayoría sin formación bancaria, son “independientes”, o sea, rinden genuflexa obediencia a su benefactor que éste les retribuye generosamente en su beneficio, de FG, que no se encuentra cómodo con personas de más categoría, aunque a cuenta de los accionistas indefensos.
Como es bien sabido, los presidentes acuden a las juntas generales de accionistas con el voto delegado por muchos de ellos, clientes de la entidad, que no pueden negarles el detalle que les solicitan en sus respectivas sucursales, firmando un papelín ad hoc.

El blindaje presidencial se  completa con acuerdos con los fondos de inversión, mayormente norteamericanos, que poseen el 50 por ciento del capital de nuestros bancos. Entre estos gigantescos fondos destaca el BlackRock, que encauza 4,5 billones de euros, cuatro veces el PIB hispano, cuyos intereses no siempre concuerdan con el de los pequeños y medianos accionistas.

BBVA, el banco más oscuro

El Nuevo Lunes elabora cada año, desde hace 36, una Encuesta de Transparencia Informativa que se publica en junio realizada en razón de la puntuación atribuida por prestigiosos periodistas de los medios más importantes de toda España  a empresas, partidos, organizaciones empresariales, etc. Están representados en este jurado los profesionales de la prensa nacional, de las Comunidades Autónomas; de la prensa extranjera, de la prensa económica, de revistas, de internet, de las televisiones y de las emisoras de radio. 

En la última encuesta, realizada el pasado año, el BBVA obtuvo las peores notas entre los bancos en los conceptos siguientes: “Calidad Informativa”, “Rapidez informativa”; “Accesibilidad a las fuentes”; “Transparencia y Cantidad de Información Proporcionada”; y empata en “Presiones a los medios”.

volver