GUÍA PARA SU DINERO  
Nº 1418 - 27 de junio de 2011

El MAB pierde atractivo para las pymes

Los altos costes de acceso y la falta de financiación, obstáculos insalvables

Poco a poco se van conociendo detalles de la salida a bolsa de Loterías y Apuestas del Estado (LAE), una de las mayores del año en el mundo. No en vano, la operación va a transformar la compañía en el mayor grupo de apuestas europeo que cotice en el medio bursátil y al mismo tiempo va a ser la OPV más grande de la historia de España. La capitalización de LAE se puede situar entre la séptima y la octava empresa del Ibex-35, gracias a la "menor volatilidad del valor, en la medida en que los beneficios están directamente vinculados a las ventas", según algunos expertos. Los particulares serán, por otra parte, grandes protagonistas de la operación.

■ M. Tortajada

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB), para pymes, al que ya pertenecen trece sociedades, mantiene casi dos años después de su puesta en marcha obstáculos como la falta de liquidez, cierto desinterés por parte de los inversores y altos costes de acceso, según inversores, empresas y supervisores. De este modo, este segmento bursátil no termina de imponerse como una alternativa a la financiación bancaria en un momento en el que el crédito no fluye con normalidad, uno de los propósitos que impulsaron su puesta en marcha, tal y como ha reiterado en varias ocasiones su director general, Jesús González Nieto.

Sin embargo, aún está muy lejos de otros segmentos bursátiles similares, como el británico Alternative Investment Market, donde cotizan más de 1.250 compañías, o el Alternext francés, que cuenta con más de 170 miembros.

Entre los mayores obstáculos a los que deben hacer frente las pequeñas empresas que deciden saltar al mercado figura los altos costes de la operación.

Recientemente, el vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Fernando Restoy, recordó un estudio que indica que el coste directo de su salida a bolsa le supone a una pyme entre el 7,6 % y el 11,1 % del volumen captado, frente a un rango de costes para las grandes compañías del mercado oficial que oscila entre el 5,5 % y el 8,1 %.

Así mismo, Restoy calculó que en los países anglosajones los mercados canalizan el doble de fondos que los bancos hacia las empresas, algo que aún está lejos de ocurrir en España.

Ante esta situación, Restoy se mostró partidario de incentivar la salida a bolsa de las pymes, mediante ayudas para hacer frente a los costes de la operación, antes que a través de desgravaciones a la inversión, ya que las subvenciones directas a la inversión generan más "distorsiones" que los créditos o subvenciones que puedan disfrutar las empresas.

Por su parte, Jaime Puig, de Gaesco, considera que la poca liquidez echa para atrás a los grandes inversores, que no pueden invertir el 100 % de un fondo y se ven obligados a tomar porcentajes pequeños, la misma crítica que formulaba Ramón Carrasco, de BNP Paribas.

Para paliar esta situación, Ignacio de la Torre, de Arcano, sugiere que el Estado debería implicarse más en la defensa de este segmento bursátil promoviendo, por ejemplo, una "ley ascensor" como la que existe en Francia, que permite a las empresas pasar del mercado alternativo al continuo con facilidad.

Ese es precisamente uno de los objetivos de Gowex, una de las trece empresas que ya cotizan en el MAB y que espera incorporarse, en un plazo de dos o tres años, al mercado continuo español.

Otro punto en el que los expertos han coincidido para dotar de atractivo a esta división de BME es que se facilite el salto desde el MAB al Mercado Continuo y así se atraigan inversores minoristas hacia el mercado secundario, que por el momento no pueden entrar a través de una suscripción inicial. Esto solucionaría en parte, han dicho, la pega de la liquidez que ahora observan.

En este contexto, estos días, el grupo valenciano de ingeniería Grupotec considera más viable la entrada de socios para financiar su plan de crecimiento y salir al mercado continuo en tres o cinco años ante la escasa capitalización del Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

El grupo valenciano de ingeniería Grupotec lleva algo más de un año deshojando la margarita para lograr la financiación con la que afrontar su plan de inversiones. La compañía planteó convertirse en la primera empresa valenciana en cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), pero la situación de los mercados financieros y "la propia evolución del MAB han enfriado" esta alternativa, en palabras de su propio presidente y socio mayoritario, Olallo Villoldo.

Otras compañías como Griñó Ecològic, un grupo de empresas decidado a los servicios medioambientales y a la generación de energía verde, prevén incorporarse al Mercado Alternativo Bursátil (MAB). En el caso de la leridana, el MAB deberá aprobar el documento informativo de incorporación, según ha informado la compañía en un comunicado.

El MAB comenzó a funcionar en mayo de 2006 con tan sólo 28 miembros, fondos de inversión y Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV). Menos de dos años después la Comisión Nacional del Mercado de Valores autorizó la entrada de pequeñas y medianas en este segmento bursátil, en el que ya cotizaban más de 3.000 vehículos inversores.

Sin embargo, no fue hasta el 15 de julio de 2009 que la primera empresa -Zinkia, la productora de la serie de dibujos animados Pocoyó- se decidió a incorporarse al MAB, en el que se negocian actualmente títulos de trece compañías -Ab Biotics, Altia, Bodaclick, Commcenter, EuroEspes, Eurona, Gowex, Imaginarium, Medcomtech, el diario Negocio, Neuron, Nostrum y Zinkia-

Entre ellas encontramos la cara y la cruz. Gowex, empresa especializada en desarrollar redes wifi, se ha revalorizado el 42 % desde su debut en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para pymes en marzo de 2010, y el 48 % un año después de empezar a cotizar en el MAB. Zinquia, por su parte, se sitúa en el último lugar

Los gestores destacan sus virtudes frente a otros
mercados

Para algunos de los principales fondos de inversión españoles, las pymes cotizadas ofrecen una rentabilidad superior a las grandes del parqué. Las 50 mayores compañías de media capitalización en España se han revalorizado, en conjunto, un 284% más que las 35 del Ibex en los últimos cinco años, hecho poco publicitado por el poco seguimiento que les hacen los analistas del parqué madrileño.

Ignacio de la Torre, socio de Arcano, destaca que hay compañías de nicho que sólo están presentes en este mercado alternativo. También se ha destacado que estas empresas apuestan con fuerza por la internacionalización y la inversión en I+D, dos factores claves del crecimiento económico en la actualidad.

Frente a estas marcas de optimismo, Jaume Puig, director general de GVC Gaesco, precisa que "los fondos de inversión no pueden estar en el MAB todo lo que desearían por su baja liquidez" frente a otros mercados, lo que fuerza a las cotizadas del alternativo a "cotizar con un descuento importante frente a sus comparables con más liquidez". Ramón Carrasco, gestor de BNP Paribas, ha señalado al respecto que las apuestas en el MAB deben tener una vida de entre dos y cuatro años por su enfoque a crecimiento y ha remarcado que una valoración adecuada y una gerencia impecable son factores determinantes para diseñar una cartera eficiente de inversión en pymes.

En cualquier caso, la mayoría de expertos apuestan por una acción conjunta de las administraciones para favorecer la evolución del MAB cuanto antes

Esta semana