FINANZAS  
Nº 1418 - 27 de junio de 2011

Acoso y derribo a las Cajas

Los nuevos test de estrés de la EBA no tienen en cuenta las provisiones y sí la deuda soberana

La misma Europa que tantas veces ha aplaudido el sistema de provisiones anticíclicas del Banco de España, ahora lo excluye de la segunda edición de los stress test. Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha calculado mal, dado que ha puesto todo su empeño en aumentar el colchón anticrisis en perjuicio del ratio de capital, lo que podría hacer que volviese a haber suspensos, en especial de algunas Cajas, como ya sucedió en la primera edición. En cambio, la banca de países como Alemania y Francia parte con ventaja, ya que a pesar de contar en sus balances con un nivel elevado de deuda soberana, ésta sí computa como capital. El sector lo interpreta como un ataque en toda regla a las Cajas de Ahorros, coincidiendo con la salida a Bolsa de algunas de ellas

■ Esmeralda Gayán

Tanto trabajo para nada. El Banco de España había puesto todo su empeño en que prácticamente la totalidad del sistema financiero español aprobara los nuevos test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). De hecho había conseguido incluir en el cómputo del capital el dinero público que el Estado inyectará a algunas entidades, aunque no se entregue hasta septiembre.

Pero las grandes economías europeas, con Alemania a la cabeza, no podían permitirse unos datos excesivamente optimistas, puesto que restarían credibilidad a las pruebas de esfuerzo, como ya ocurrió el año pasado. Esa es al menos la versión del Wall Street Journal. Según el rotativo norteamericano, las entidades europeas han enviado unos datos que no corresponden a la realidad económica y eso habría retrasado la publicación de los resultados de las pruebas.

La otra versión, más enrevesada, está en el interés de los mercados por hacer desplomar el valor de las Cajas de Ahorros españolas, justo cuando éstas acometen su salida a Bolsa. Cabe recordar que la EBA tiene su sede en Londres, polo burtsátil por excelencia. Y que Bankia prevé salir a cotizar el 15 de julio, la misma semana en que la EBA tiene previsto hacer públicos los resultados, sin que ninguno de los dos descarten nuevos retrasos en ambos procesos.

La banca española ha puesto el grito en el cielo respecto al doble rasero a la hora de contabilizar las posibles pérdidas. En concreto, no entienden que no se tenga en cuenta las provisiones, cuando sí contabilice como capital la exposición a la deuda soberana de los países periféricos, algo que le sucede especialmente a las bancas alemana y francesa.

El secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, advierte que si los próximos test de estrés no contemplan el impago de la deuda soberana europea "no contribuirán a aplacar la desconfianza de los mercados". En la presentación de resultados semestrales del conjunto de la banca, Villasante recordó que las pruebas de resistencia que se aplicaron al sistema financiero español el pasado ejercicio tampoco incluyeron la exposición al riesgo soberano, factor que considera fundamental para tranquilizar a los mercados.

Esfuerzo de transparencia

El portavoz de la banca tiene razón cuando dice que España va a realizar de nuevo un importante ejercicio de transparencia, ya que casi todo el sistema financiero español se va a ver sometido a dichas pruebas, frente a otros países europeos en los que sólo se analizó la respuesta a escenarios estresados de cuatro o cinco entidades.

En este sentido, el secretario general de la AEB advierte que si se hubieran sometido a dichos exámenes a menos entidades españolas, los resultados en su conjunto hubieran sido mejores de los que se registraron en julio pasado.

En el lado de las Cajas, Mario Fernández, presidente de la BBK, se quejaba hace unos días en Santander también de este doble rasero. "No es lógico que no puedan computar en los ratios de capital los colchones de provisiones que hemos ido acumulando con el tiempo y, sin embargo, sí compute la deuda griega", aseguraba.

Suspensos a la vista

Según fuentes del sector, la no inclusión de las provisiones como capital podría hacer que algunos bancos y Cajas suspendan las pruebas europeas. Cabe recordar que en la primera edición suspendieron cinco entidades, todas ellas Cajas: Unnim, Cajasur, Banca Cívica, Caja España- Duero y la fusión liderada por Caixa Catalunya.

Más suspensos serían un jarro de agua fría para las salidas a Bolsa de entidades como Bankia o Banca Cívica. Pero hay mucho más en juego en estas pruebas de solvencia. No sólo las Cajas, sino también los grandes bancos como BBVA o Santander se juegan el coste de la financiación, ya que un mayor número de suspensos provocaría a su vez un mayor diferenial con el bono alemán.

Aunque la primera en quedar mal sería la vicepresidenta económica y ministra de Economía y Haciencia. Si hubiera suspensos, no se cumplirían las palabras de Elena Salgado, que aseguró que todas las entidades españolas aprobarían sin problemas.r en la precolocación de Bankia, lo que segun los expertos se interpreta como un "no" en toda regla a la entidad que preside Rodrigo Rato.

ENTIDADES QUE SUSPENDIERON EN 2010

    Tier 1  
  1er escenario 2º escenario 3er escenario
Caixa Catalunya + Tarragona + Manresa 6,4% 4,5% 3,9%
Caja Duero + Caja España 8,2% 6,1% 5,6%
Banca Cívica 7,6% 5,2% 4,7%
Unimm 6,6% 5,1% 4,5%
Cajasur 6,6% 4,9% 4,3%
Fuente: Elaboración propia      

 

Alemania y Francia salen ganando

La banca de países como Alemania y Francia parte con ventaja en los nuevos test de estrés, ya que a pesar de contar en sus balances con un nivel elevado de deuda soberana, ésta sí computa como capital.
No obstante, su publicación no gusta a nadie. Ni siquera a lospropios alemanes. Así, el regulador bursátil alemán BaFin ha atacado a la Autoridad Europea Bancaria (EBA) y ha denunciado que los estándares que ha establecido el organismo europeo carecen de legitimidad.
Segun los expertos, este ataque puede deberse a una estrategia defensiva. No hay que olvidar que 6 de los 14 bancos alemanes que se sometieron a los primeros test de estrés a la banca no dieron todos los datos sobre sus cuentas y ocultaron información al no detallar su cartera de deuda soberana.
Las pruebas fueron diseñadas para calmar a los mercados financieros tras la agitación vivida por la deuda soberana de Grecia, pero el incumplimiento de los bancos alemanes puede generar un efecto contrario al deseado al no contemplar el escenario de la suspensión de pagos de un país.

Más de 17.000 millones en provisiones

El nuevo escenario de los stress test europeos no permite contabilizar como capital las provisiones genéricas, es decir, aquellas que creó el Banco de España para los momentos de crisis. Y tampoco las provisiones subestándar, que son las que el supervisor obliga a realizar cuando un cliente está en un sector de riesgo de impago, aunque no sea moroso.
Este hecho perjudica claramente al sistema financiero español. Según los cálculos del sector, bancos y Cajas podrían sumar alrededor de 17.000 millones en provisiones genéricas y subestándar. La patronal de las cajas, la CECA, y la de los bancos, la AEB, están intentandomediar entre el Banco de España y en el Gobierno para intentar corregir esta ,isituación, pero apenas queda tiempo.
Según José María Martín, secretario general de la Federación de Servicios Financieros y Administrativos (Comfia) de CCOO, el Banco de España no está haciendo valer su creiterio ante la autoridad bancaria europea". "Es muy posible que, debido a su falta de coraje con los fuertes, tengamos unos test de estrés generalizados, y no puedan computar en sus ratios de capital colchones de capital que se han ido haciendo con el tiempo", ha afirmado el líder sindical.

Esta semana