Nº 1838 lunes 14 de Septiembre de 2020



TEMA DE PORTADA



Los expertos señalan la mochila judicial y de alianzas del banco de Goirigolzarri como el principal escollo para cerrar un matrimonio, por otro lado, con mucha ‘química’

¿Cuánto vale Bankia?, el quid de la fusión


Ni los posibles problemas de competencia ni la presencia del Estado en la mesa de negociaciones. Cuál debe ser la prima que Caixabank pague por Bankia parece ser prácticamente el único escollo para que la fusión llegue a buen puerto. Según fuentes del sector, la entidad catalana pretende ajustar números alegando el coste que pueden suponer los litigios pendientes que tienen ambas y posibles rupturas de los acuerdos de bancaseguros en el caso de la que preside José Ignacio Goirigolzarri. Un escollo que, según fuentes del sector, no es insalvable ni parece que acabe impidiendo una unión entre dos entidades con mucha química empresarial, que además cuenta con los parabienes del Gobierno, y que definitivamente da el pistoletazo de salida al baile de fusiones en el sector. Si nada se tuerce, el anuncio en firme está a la vuelta de la esquina.

por Nuria Díaz

Al cierre de esta edición las negociaciones entre Caixabank, Bankia y el Frob están muy avanzadas, tanto que los consejos de administración de ambas entidades podrían estar a punto de anunciar en firme el proyecto de fusión. Pese a que las conversaciones se han llevado con la máxima discreción, desde el principio los analistas lo han tenido claro: el único escollo para llevar a buen puerto la unión es la valoración de la prima a favor del banco de capital público y que Caixabank está tratando de ajustar alegando los costes iniciales que tendrán que asumir y que algunos analistas sitúan en el entorno de los 3.000 millones de euros, que incluyen costes de reestructuración por 1.526 millones de euros (partiendo de una reducción del 40% de la base de costes de Bankia) más 1.086 millones de euros por la casi segura ruptura del histórico acuerdo de distribución de seguros entre Mapfre y Bankia, aunque hay quien ha rebajado el coste del divorcio ‘Goiri’-Antonio Huertas, a unos 600 millones. Y para determinar ese canje, los negociadores tienen en cuenta, especialmente, el horizonte judicial de ambas, que puede tener repercusiones financieras en un futuro no muy lejano. La propia casa de análisis Moody’s lo apuntaba en su valoración de las causas judiciales, señalando específicamente a Bankia, cuya salida a Bolsa está lista para sentencia en la Audiencia Nacional. “Pese a que, apunta la agencia, Bankia cree que sus provisiones serán suficientes para afrontar este riesgo, pueden necesitarse nuevas provisiones dependiendo de las reclamaciones que reciba”. No es la única causa judicial pendiente. A finales de este mes esta previsto que el Tribunal Supremo sentencie sobre las reclamaciones pendiente del IRPH, un índice hipotecario alternativo al Euribor y al que las dos entidades están muy expuestas.

Junto al contrato con Mapfre, y los litigios, otro de los elementos con que CaixaBank está presionando a su rival son las coberturas. Según sus últimos resultados, el grupo liderado por Gonzalo Gortázar tiene una morosidad del 3,6% y una cobertura -provisiones para hacer frente a esos créditos impagados- del 61%. Mientras, el banco nacionalizado reportó en julio una mora del 4,9% y una cobertura del 55%.

Así que, señala un analista, no hay que perder de vista la importancia del canje en una operación como ésta que no supone desembolso en metálico. Hay que recordar, señala, que fue precisamente esta falta de acuerdo en la valoración una de las razones que llevó a Liberbank y a Unicaja a romper las conversaciones que mantenían para fusionarse.
No parece que ahora vaya ser el caso. Hacía tiempo que un proyecto de fusión no levantaba tantas adhesiones.

La rentabilidad

“La operación tiene sentido desde un punto de vista de mejora de la rentabilidad, y supone una oportunidad para hacer un ajuste de estructura para ganar en eficiencia y mejorar ROE. Me parece positiva porque son complementarias en cuanto al modelo de negocio de la estructura de la cartera de crédito, y el buen posicionamiento en seguros”, resume la analista financiera de Renta 4, Nuria Álvarez.

“Entre Caixabank y Bankia hay química”, señala el Catedrático de Análisis Económico en la Universidad de Granada, Santiago Carbó. “En gran medida, comparten una misma filosofía por su pasado de cajas de ahorro”. De acuerdo en esta buena ‘sintonía’ se muestra Fernando Rojas, analista de Analistas Financieros Internacionales: “Es una operación valiente, estratégica, y que se entiende en el contexto de la necesidad de ganar rentabilidad”. “Cuando aún no se han terminado de limpiar los efectos de la crisis anterior, señala Rojas recordando que todavía hay un 4,8% de tasa de mora, llega otra crisis de morosidad. O se reducen costes poco a poco, lo que a veces resulta más traumático, o mediante una fusión. La nueva entidad será más resistente, y más solvente”.

Los negocios de ambas entidades son complementarios, con un mayor peso de crédito hipotecario y garantía real en Bankia (55% del total de la cartera de crédito bruta en el primer semestre de 2020 frente al 35% de Caixabank) y mayor exposición a crédito a empresas y consumo de Caixanbak frente a Bankia (47% del total de la cartera de crédito bruta frente al 39% respectivamente). Desde Renta 4 señalan que Caixabank aportaría su liderazgo en el negocio de seguros y un negocio de mayor rentabilidad, mientras que Bankia cuenta con una mejor posición de solvencia. De hecho, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri tiene exceso de recursos propios. El grupo nacionalizado estaba acumulando reservas para destinarlos a un dividendo extraordinario con el que devolver parte de las ayudas recibidas.

Si la ecuación de canje ha sido un quebradero de cabeza, los posibles problemas con los organismos de competencia no les han quitado el sueño ni un minuto. Rojas (AFI) señala que en ninguno de los negocios, excepto en planes de pensiones, están por encima de la línea roja del 30%. “Tendrán una cuota aproximada en créditos y depósitos del 22%, que además irá bajando”. Y recuerda que eso es lo lógico; “Cuando en 2017 Santander compro Popular su porcentaje de créditos a pymes era del 25%; ahora está en el entorno del 19%.

Eso sí, señala Juan Iranzo, catedrático de Economía Aplicada de la UNED, “ las duplicidades al ser una fusión nacional son innegables y pueden suponer la salida de entre  6.000-8.000 empleados pro el cierre de oficinas, sobre todo, en Madrid, Valencia y Murcia”. “Pero es que no solo se convierte en la primer banco español por activos, sino también se convierte en la decima entidad europea  y, desde luego abre el baile.


Se abre el baile: Sabadell sale a la pista

Banco Sabadell, que ha acudido a la firma Goldman Sachs para explorar distintas opciones estratégicas.

Según adelanta 'Bloomberg’, Sabadell estaría estudiando una posible fusión ante el agravamiento de la baja rentabilidad de la banca europea por el impacto de la crisis del Covid-19. Un escenario en que las entidades están obligas a ajustar costes y eliminar exceso de capacidad.

Distintos analistas han apuntado en los últimos días a Sabadell como candidato a protagonizar la próxima fusión en el sector. Los últimos han sido este miércoles los directores de Alvarez & Marsal, quienes han explicado que cuando se activa el botón de salida, hay entidades que se quedan "descolgadas", siendo Sabadell una de ellas, por lo que lo ven "claro candidato" a continuar con el proceso de consolidación.

¿Pero con quién? Son muchos los analistas que señalan que BBVA sería la pareja ideal, puesto que es el más perjudicado por la creación del nuevo grupo Baixaban-Bankia si sale adelante.
Por detrás, vendría un gupo de entidades más pequeñas, con nombres como Bankinter, Unicaja, Ibercaja, Liberbank, Abanca o Kutxabank, que tampoco permanecen ajenas a las especulaciones sobre posibles nuevas operaciones.

El porceso puede acelerarse, No faltan analistas que señalan que el presidente del Sabadell, Josep Oliú, cumplirá 72 años el próximo ejercicio y su ambición es dejar atado el futuro de la entidad.

El Sabadell ya lo intentó con Bankia a principios de 2018, aunque finalmente, la operación no salió.


volver