Nº 1832 lunes 29 de Junio de 2020



TEMA DE PORTADA



En dos años ha logrado apaciguar las aguas dentro de la entidad, hacerla más transparente y darle visibilidad en Europa, sin perder autonomía frente al Gobierno

Hernández de Cos ‘reconstruye’ el Banco de España

La pasada semana, Pablo Hernández de Cos comparecía en la comisión para la reconstrucción económica post Covid y abogaba por el consenso político necesario para diseñar un plan fiscal que trascienda los límites de la legislatura, por prorrogar los ERTEs y los créditos ICO. El gobernador del Banco de España comparecía cuando se cumplen dos años al frente del organismo y cuyo balance, según todas las fuentes consultadas, es positivo. “Ha sido técnico, independiente, transparente y le ha dado un impulso a la posición del banco en el BCE”, señalan. Todo indica que, además de su explicado plan para la reconstrucción de la economía española, tiene uno en marcha para el propio organismo que dirige.

por Nuria Díaz

La comparecencia del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de España tras la Covid-19 en el Congreso de los Diputados para  ofrecer su diagnóstico y recetas, coincide con sus dos años al frente del organismo. Dos años en los que, según todas las fuentes consultadas, ha logrado, utilizando la terminología del momento, “reconstruir” el Banco de España. Tres parecen ser los pilares de esta nueva gestión de una entidad que siempre arrastra el estigma de la politización y la falta de agilidad a la hora de diagnosticar algunas situaciones pasadas: valía técnica, transparencia y visibilidad.

Valía técnica

Respecto a lo primero, todos los analistas consultados coinciden en que la formación, la experiencia y la capacidad técnica de Hernández de Cos, está fuera de toda duda.

“Es más joven y se ha notado en todo, en una mayor independencia, en un gran conocimiento del BCE , donde trabajó anteriormente, y en que valora mucho el trabajo académico. Ha sido un activo investigador”, señala Santiago Carbó, catedrático de Economía de CUNEF.

 Además desde el principio apostó  por la transparencia. El pasado mes de enero ponía en marcha el primer plan estratégico de la institución. La hoja de ruta del organismo supervisor para 2020-2024 llega en un momento en el que la crisis económica y financiera ya está  superada, pero no así el zarpazo a la reputación y confianza de las entidades y del propio Banco de España.

La tercera pata en lo que parece ser la reconstrucción del Banco de España, es que Hernández de Cos ha logrado dar a la entidad mayor visibilidad. Internamente, donde el gobernador no ha dudado en hacer gala de su independencia opinando de la macroeconomía a diestro y siniestro y dando su opinión, “desde la mesura, recalca una fuente, pero sin temblarle el pulso”, sobre las medidas del Gobierno. Y aún así, señala esta misma fuente, y habiendo sido nombrado por el PP, puedo decir que tiene bastante buena relación con el Gobierno de Sáchez, ministra de Economía, Nadia Calviño, mediante.”

Juan Pedro Marín Arrese, profesor del IEB, cree que “la gestión de Hernández de Cos sólo ha sorprendido gratamente a quienes no conocían suficientemente su sólido bagaje y experiencia. Tiene una larga trayectoria en la institución y eso se nota. Ha logrado que las aguas del Banco de España vuelvan a su cauce, tras episodios poco edificantes de disidencia a bordo. A su vez, ha mantenido esa autoridad externa para pronunciarse sobre la política económica del Gobierno que tan vital resulta como contrapeso. Lo ha realizado, siempre, conjugando una plena independencia de criterio con un sentido de ecuanimidad y mesura, tan vital en un escenario de constante tensión política como el actual”.


“Lo mejor que he hecho Hernandez de Cos es intervenir más directamente en la respuesta a la crisis sanitaria. Su mensaje ha sido crucial para animar al Gobierno a adoptar medidas de apoyo a la economía, incluso a costa de agravar el déficit público. Ese mensaje  ha sido en parte escuchado”, señala una fuente.

El director de análisis de MG Valores, Nicolás López, señala en este sentido que “recientemente, Hernández de Cos ha hablado claramente en sede parlamentaria sobre la necesidad de aplicar reformas estructurales de largo plazo con un amplio consenso entre los grupos parlamentarios”.

Y enlaza con la relevancia perdida del organismo en Europa y que parece estar en vias de recuperación.

Peso en el BCE

“Hernández de Cos ha dado un giro importante al Banco de España convirtiéndolo en una referencia institucional de primer nivel tanto para las cuestiones económicas internas como para las cuestiones clave del ámbito de discusión europeo que van a marcar la evolución de la UE en los próximos años.

En marzo del año pasado, fue nombrado presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, convirtiéndose en el segundo español en ocupar este cargo desde que en 1975 el Comité fue creado por los bancos centrales de los países del Grupo de los Diez (G-10).

Y se le hace caso. De Cos se ha posicionado de forma clara a favor de una respuesta fiscal coordinada que permita minimizar las consecuencias y mostrar la fortaleza de la unión monetaria.De hecho, se convirtió en uno de los principales adalides de los denomindos’ coronabonos’.

Pese a este estado de casi unanimidad sobre su gestión, también hay matizaciones. La primera, que lo cierto es que lo ha tenido más fácil que sus antecesores para hacerlo mejor que ellos. “No se las ha tenido que ver con serias crisis de solvencia bancaria como sus antecesores”. Y también hay quien tiene algo más que matizaciones. “Lo peor ha sido su análisis del incremento del salario mínimo. Al no considerar toda la evidencia internacional, que le hubiera llevado a un juicio más matizado, las preconizaciones del Banco de España han aparecido como bastante sesgadas.
Algo que puede reforzar su imagen de excesiva dureza con respecto a temas que distan de su agenda, mientras que la vigilancia del sistema financiero se realiza de manera mucho más ponderada”. 

 

El gobernador que no tenía miedo a dar su opinión

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, se sentó la pasada semana en el cogreso, en la comisión que diseña una reconstrucción económica de España tras la crisis del Covid-19, y detalló una a una , la bateria de medidas que cree necesarias para salir de ésta. Lo primero, la necesidad de diseñar cuanto antes un plan creíble y a medio y largo plazo de reducción del déficit y la deuda pública española, pero empezar a aplicarlo "solo cuando la economía recupere una senda de crecimiento sólido".

Además, el gobernador recomendó "extender y adaptar" los mecanismos de apoyo a empresas y trabajadores.

Durante su intervención en la en la última jornada de comparecencias en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, en el Congreso de los Diputados, Hernández de Cos advirtió contra los riesgos que tendría una retirada "prematura, anticipada o temprana" de los estímulos, pero subrayó  la conveniencia de adaptarlos a las nuevas circunstancias. En particular, se mostró a favor de "prolongar los ertes", de dotar a las empresas de "mecanismos de flexibilidad" ante potenciales ajustes y de prorrogar la fórmula de los créditos ICO (préstamos a empresas avalados por el Estado) a favor, sobre todo, de pymes "con perspectivas sólidas de vialbilidad".

Para el conjunto del año, las perspectivas del organismo apuntan a un descenso del PIB de entre el 9% y el 15% en función, sobre todo, de posibles rebrotes del virus.
En este contexto, el representante en España de la autoridad monetaria europea que es el BCE, reclamó medidas de apoyo a la recuperación en el corto plazo.  Y, a medio y largo plazo, abogó ante los diputados por acometer una "ambiciosa" agenda de reformas para aumentar el crecimiento potencial de la economía española, adaptada ahora a los cambios estructurales precipitados por la pandemia, como puede ser el caso del teletrabajo.

 

volver