Nº 1823 lunes 27 de Abril de 2020



TEMA DE PORTADA



Grifols ultima una terapia autoinmune y Pharmamar un medicamento, mientras el CSIC trabaja en la primera vacuna con sello nacional

Las ‘big pharma’ españolas, en lucha

contra el coronavirus

La industria farmacéutica mundial trabaja contrarreloj para hallar una vacuna contra el Covid-19. Hasta 50 hay en estudio, aunque muy pocas en fase de ensayos clínicos. En España destacan dos proyectos: uno del Centro Nacional de Microbiología (CNB), que es parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y otro del Instituto IrsiCaixa y el Barcelona Computing Center. Paralelamente, la industria también trabaja en algunos medicamentos prometedores. Grifols ultima el desarrollo una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2, que podría estar disponible a mediados de julio. Por su parte, Pharmamar ve inminente la autorización para probar en personas enfermas de coronavirus uno de sus fármacos estrella, el antitumoral Aplidin.

por Nuria Díaz

Hace sólo unos días, el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, comparecía en rueda de prensa en La Moncloa y hacía, visiblemente emocionado, dos anuncios trascendentales. "Ya hay tres vacunas en fase 1 en el mundo" y que "existe la posibilidad de que los laboratorios españoles encuentren la primera vacuna pues ya hay una candidata". Se trata de la vacuna en la que trabajan el Centro Nacional de Microbiología (CNB), que es parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y que es una de las que está en un nivel "más adelantado", respecto a las otras que se están desarrollando en otras partes del mundo, si bien el ministro ha avisado de que tardará en llegar. "Están llegando las últimas porciones del virus, que se están sintetizando en otros laboratorios con lo que colabora el CNB, están ya haciendo las pruebas para eliminar las porciones más activas y virulentas del virus”. "Esta vacuna es de una complejidad mayor y de una efectividad mayor y, por tanto, tardará un poco más pero es el laboratorio que está al nivel más alto y más adelantado en este tipo de vacunas del virus completo", ha recalcado Duque.
En realidad son dos los estudios del CSIC: uno de ellos, diseñado por el equipo del investigador Mariano Esteban, trabaja para crear una inmunización a partir de una estrategia ya utilizada contra el virus de la viruela. El otro, liderado por Luis Enjuanes e Isabel Sola, está utilizando herramientas de edición genética para crear una versión atenuada del virus en pos de una vacuna. Para apoyarlos con financiación pública, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que se van a destinar 30 millones de euros al  (CSIC) y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) para proyectos que investiguen el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus Covid-19. Sánchez ha destacado que se va a dedicar una "importante cantidad de recursos" a encontrar una vacuna. "España no puede permanecer al margen", ha apuntado. Pese a estas declaraciones, fuentes del sector señalan que 30 millones es muy poco. Por eso, señalan fuentes del sector, se hace imprescindible en este punto del proceso la colaboración público-privada. “La colaboración entre industria farmacéutica y centros públicos contribuye a ganar tiempo y a aumentar las opciones: en apenas unas semanas se haya  pasado de 4 a más de 50 vacunas en investigación”, señalan desde Farmaindustria.

Otra de las iniciativas más relevantes que hay es el proyecto consorciado en el que participan el Instituto de Investigación del Sida (IrsiCaixa), liderado por La Caixa; el Barcelona Supercomputing Center (BSC), y el Centro de Investigación en Sanidad Animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA-CReSA), destinado a desarrollar fármacos, anticuerpos y una nueva vacuna contra el SARS-COV-2. Esta iniciativa ha sido posible gracias al apoyo y financiación de la farmacéutica catalana Grifols, uno de los líderes mundiales en el campo del plasma.

Si bien el desarrollo de una vacuna es el ‘premio gordo’ en lo que a I+D se refiere, lo cierto es que los expertos creen que por mucho que se aceleren las fases por la gravedad de la pandemia, no habrá ninguna este año por lo que la otra línea de investigación y en la que las compañías españolas están en primera línea de batalla, es la de encontrar un tratamiento.

Medicamentos prometedores
La propia Grifols es optimista respecto a la posibilidad de ser la primera compañía en iniciar el desarrollo de una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2, que podría estar disponible a mediados de julio. Desde la farmacéutica que preside Víctor Grifols señalan que “la experiencia y el conocimiento desarrollado por Grifols a lo largo de su historia en emergencias sanitarias como la del ébola se lo permiten”. En este proyecto de tratamiento con plasma está ya trabajando en ensayos clínicos en EE UU en colaboración con la FDA, el equivalente a nuestra Agencia del Medicamento, para demostrar la eficacia de este tratamiento.

Además, la compañía también ha acelerado el desarrollo de una prueba diagnóstica específica de alta sensibilidad que permite la detección del virus SARS-Cov-2. Los primeros lotes están en proceso de fabricación y la empresa cree que no tardará en tenerlos listos.

Desde Grifols señalan que cuentan con los recursos necesarios. Concretamente, en la reciente presentación de los resultados del primer trimestre, la farmacéutica señalaba que tenia una posición de liquidez por encima de 1.200 millones de euros.

Por su parte, Pharmamar, la antigua Zeltia, asegura que es inminente la autorización para probar uno de sus fármacos estrella en personas enfermas de Covid-19. Se trata del Aplidin (plitidepsina), un antitumoral, en el que tiene puestas serias esperanzas para combatir la infección y cuya aprobación va rápida porque es un fármaco conocido, aunque para otra enfermedad, y de eficacia probada. El próximo paso que espera la empresa que preside José María Fernández de Sousa, es el visto bueno de Sanidad para llevar a cabo un ensayo en 160 pacientes españoles que, administrando dicho fármaco, reduce la evolución al Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo, principal causa por la que se requiere ventilación mecánica y/o ingreso en la UCI.

Otras grandes farmaceuticas españolas como Rovi o Reig Jofre tienen algunos de sus fármacos entre los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como esenciales para pacientes hospitalizados en UCIs por el Covid-19. Y todas, también Almirall, trabajan estrechamente con el ministerio  de Sanidad.

Además, un total de 13 hospitales de toda España participan en dos ensayos clínicos promovidos por la compañía estadounidense Gilead para determinar la eficacia y seguridad de un antiviral, Remdesivir,  en el tratamiento del Covid-19.


Una vacuna: carrera contrarreloj

Hace sólo unos días, dos de las mayores compañías farmacéuticas del mundo, la francesa Sanofi y la británica GlaxoSmithKline (GSK), anunciaban que unirán esfuerzos para desarrollar contrarreloj una vacuna experimental contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que está causando la actual pandemia de Covid-19.
Sumarán sus tecnologías más innovadoras con el objetivo de disponer de una vacuna efectiva dentro de entre 12 y 18 meses. Prevén que los primeros ensayos clínicos en humanos empiecen, si todo va bien, durante la segunda mitad de 2020. Ambas compañías consideran que el acceso global a la vacuna es una prioridad y se han comprometido a que el fármaco profiláctico que desarrollen sea accesible a un precio justo para la gente en todos los países.

Además de esta iniciativa de Sanofi y GSK, hay más de 50 vacunas en estudio, aunque solo tres por el momento con ensayos clínicos en fase I en humanos ya en marcha. En paralelo, también China aprobó comenzar ensayos clínicos en humanos de dos nuevas vacunas experimentales de la Covid-19, desarrolladas por SinoPharm y Sino Biotech con el respaldo del gobierno chino.

Y al cierre de esta edición, un equipo de científicos chinos ha logrado proteger de la infección por SARS-CoV-2 a un grupo de macacos, además de a ratas y a ratones.
En el desarrollo de una posible vacuna, los investigadores calculan que antes de 12-18 meses no será posible disponer de una eficaz. Esta es la estimación en el mejor de los casos y supondría que una o dos de las primeras vacunas que están en desarrollo tuvieran finalmente éxito. Por lo general, apenas una de cada diez vacunas en investigación logra finalmente ser aprobada.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver