Nº 1822 lunes 20 de Abril de 2020



TEMA DE PORTADA



El sector arrima el hombro: evita los ERTEs, adelanta el pago de prestaciones, aplaza hipotecas y da liquidez a las pymes

El Covid-19 devuelve a la banca la reputación perdida

La banca no está dispuesta a volver a ser la mala de la película. La crisis surgida de la expansión de la pandemia del Covid-19 le ofrece la posibilidad de dejar atrás su mala reputación y estar a la altura. Todos los bancos han anunciado medidas que van desde el adelanto de prestaciones a la extensión de la prórroga para el pago de hipotecas o alquileres o la puesta en circulación de liquidez para pymes y autónomos, dos colectivos muy castigados por la paralización económica. Además, por el momento, y después de años de recortes, parecen querer evitar medidas laborales como los ERTEs que sí están poniendo en marcha otros sectores.

por Nuria Díaz

En la reciente Junta de Accionistas del Banco Santander, celebrada el pasado 3 de abril, su presidenta, Ana Botín, pronunció una frase que resume a la perfección el sentir de un sector deseoso de sacudirse la fama de ser “los malos de la película”. Una mala reputación, resume una fuente, sustentada en las clausulas suelo, sueldos millonarios, jubilaciones de oro o los desahucios. La crisis actual provocada por la pandemia del Covid-19 es para ellos, paradójicamente, sentencia esta fuente, una oportunidad de “estar a la altura”.

En este sentido Botín señalaba: “Para muchos de nosotros, la pandemia del coronavirus es el desafío más importante al que nos hemos enfrentado en nuestra vida. La magnitud de la tarea que tenemos por delante exige un enorme esfuerzo colectivo, en el que los gobiernos, los bancos centrales y otras autoridades, el sector privado, las organizaciones benéficas y las personas trabajemos juntos para limitar la propagación y proporcionar atención a los afectados, ya sea directa o indirectamente. Nos esperan meses complicados, pero confío en nuestra capacidad como sociedad para superarlo y el banco estará a la altura”.

No ha sido la única declaración en este sentido. Durante su intervención ante su junta de accionistas, sin accionistas por el coronavirus, , José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia señalaba que, al contrario que durante la anterior crisis, la banca en esta ocasión sería parte de la solución. También el presidente del Banco Sabadell, apuntaba en la suya que habría “algunos sacrificios para los accionistas”. El Banco Santander, Caixabank y Bankia ya los han recortado o pospuesto.

Lo cierto es que las entidades están arrimando el hombro. A veces, incluso por encima de lo que el Gobierno les ha exigido, como es el caso de la última medida acordada en el sector. Tal y como remarcan sus asociaciones, la AEB y la CECA, “las entidades de crédito se unen y ponen en marcha de manera voluntaria una nueva medida para ayudar a los clientes afectados económicamente por la crisis del coronavirus.

Hipotecas

Se trata de un aplazamiento de hasta doce meses en la amortización del capital, para aquellas personas afectadas económicamente por la situación generada por el Covid-19 con una hipoteca sobre primera vivienda que así lo soliciten. Asimismo, se difiere el pago del principal en contratos de préstamos personales ligados a consumo para un periodo de hasta seis meses. Esto supone que los clientes sólo pagarán los intereses correspondientes de dichos préstamos, lo que reducirá sensiblemente la cantidad que venían pagando hasta ahora.

“Esta iniciativa sectorial, remarca el comunicado de la patronal,  es adicional y complementaria a las medidas anunciadas por el Gobierno hasta ahora y pone de manifiesto el firme compromiso de los bancos para apoyar y contribuir a que las familias que se han visto afectadas por la crisis superen esta difícil situación”. En concreto, el banco que preside Botín, por ejemplo, ofrece facilidades para el pago de las hipotecas con carencias de hasta 12 meses en función de las necesidades de los clientes y de la fecha de vencimiento de los préstamos hipotecarios. También aplaza dos meses el pago del alquiler de viviendas que son propiedad del banco y tres meses en el caso de las incluidas en el Fondo Social y Alquiler Social.

Mientras dure el estado de alarma, los clientes del banco pueden sacar dinero gratis en cualquier cajero automático, sea de la entidad que sea. Además, se estrena un proceso pionero en España para que el cliente pueda retirar hasta 300 euros en el cajero mediante un código QR, sin necesidad de tocar el teclado.

Santander ofrece tres meses gratis su servicio Senior para facilitar a los mayores el tiempo de aislamiento, con teleasistencia, “manitas” tecnológico y asistente telefónico 24 horas. Y las tarjetas de crédito no cobran intereses en las compras a plazos durante los primeros 6 meses y ofrecen sin coste un mes de carencia en el pago de las cuotas.

Por lo que respecta al BBVA, quizá  la entidad que arrastra una crisis de reputación más importante, en su caso agravada por el ‘caso Villarejo’ y lo que salpicó a su ex presidente, Francisco González, la batería de medidas se parece bastante a las del Santander. Así, la entidad que preside Carlos Torres ha adelantado el pago de las pensiones al 21 de abril para todos los clientes que reciben la pensión de la Seguridad Social. Asimismo, los clientes pensionistas de BBVA que necesiten disponer de efectivo podrán hacerlo de forma gratuita desde cualquier cajero de España, sea de la de entidad que sea, desde el 21 hasta el 30 de abril. BBVA aconseja a todos sus clientes evitar los desplazamientos atendiendo a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, principalmente a los de mayor edad, pero en caso de que necesiten disponer de efectivo podrán hacerlo en el cajero más próximo a su domicilio sin que BBVA les repercuta comisión, cualquiera que sea la red a la que pertenezca el cajero. Además, el banco ha puesto a su disposición información sobre las oficinas abiertas de BBVA a las que pueden acudir si lo desean, y los protocolos de seguridad necesarios para ello.

Del mismo modo, los clientes en situación de desempleo podrán recibir el ingreso de su prestación o subsidio el 4 de mayo, seis días antes de lo habitual. BBVA ya adelantó el pago correspondiente al mes de marzo y en esta ocasión ha vuelto a ofrecer esta solución para ayudar a los clientes con mayores dificultades.

Además, desde el primer momento, señalan desde la entidad, puso a disposición de empresas y autónomos 25.000 millones de euros a través de créditos rápidos para la financiación de autónomos y pymes y suscribió la primera línea ICO de 400 millones para apoyar al sector turístico, del transporte y la hostelería. Asimismo, BBVA ha realizado cerca de 70.000 gestiones con sus clientes y  superado el primer tramo de la línea ICO, facilitando así liquidez para las empresas.

También, en línea con el resto del sector, BBVA ha puesto en marcha iniciativas para facilitar el pago de los préstamos, lo que supone un aplazamiento de hasta 12 meses para hipotecas y de hasta seis meses para préstamos ligados al consumo, y ha permitido el aplazamiento del pago en el alquiler de viviendas pertenecientes al Fondo Social de Viviendas.

CaixaBank, en la misma línea amplia hasta septiembre la moratoria para los afectados por el Covid-19. Igualmente, ha adelantado a los 1,8 millones de clientes con la pensión domiciliada, al 15 de abril su abono, y ha condonado los alquileres de las viviendas de su propiedad durante el estado de alarma. La medida va dirigida a las personas que se hayan quedado sin trabajo o se hayan visto afectadas por alguna medida de regulación de empleo o que hayan visto disminuida su actividad en más de un 40%.

Bankia, por su parte, ha puesto en marcha la moratoria (carencia de capital y solo se pagan intereses) de hasta 12 meses en sus hipotecas y de hasta 6 meses en sus créditos al consumo. También han renovado las líneas de circulante de todas las empresas que tenían vencimientos hasta final de junio. Hasta ahora, se han beneficiado de esa medida 7.000 empresas. Desde el inicio del estado de alarma, Bankia ha realizado más de 670.000 operaciones de financiación, que han permitido a las empresas receptoras acceder a casi 5.000 millones de euros de liquidez. Igualmente, han relajado las condiciones para acceder a la exención de comisiones.


Las asociaciones de consumidores, vigilantes

Pese a sus buenas intenciones, lo cierto es que en las últimas semanas los bancos se han visto envueltos en alguna que otra polémica. Primero fue la denuncia por las
si bien era cierto que anunciaron su propio aplazamiento de hipotecas y préstamos personales, en algunos casos denunciaron estas asociaciones, como Asufin, estaban vinculados a la comercialización de otros productos vinculados. Asufin manifestó su “más profunda decepción porque las opciones que daban los bancos suponían más deuda para las familias.

Tras esto, la banca trasladó a esta asociación que los aplazamientos de hipotecas y préstamos no tendrán intereses, sino que se articulará como un préstamo personal a meros efectos contables. La asociación valoró positivamente la acción, pero advirtió que se mantendría vigilante ante cualquier práctica irresponsable.

Después, el Banco de España advirtió que revisará que las entidades financieras cumplen la normativa y las buenas prácticas bancarias en la comercialización de los avales del ICO, disponibles desde el lunes 6 de abril. Las asociaciones de pymes y autónomos denunciaron prácticas abusivas  en la comercialización de estas líneas . Los bancos aseguran que su orden estricta es que no se vendan productos cruzados en la comercialización de estas líneas y que si se ha hecho ha sido un hecho aislado y no una política de la entidad.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver