Nº 1818 lunes 23 de Marzo de 2020



TEMA DE PORTADA



El BCE lanza un contundente programa de compra de deuda y, en España, el Gobierno activa el rescate económico para familias, trabajadores y empresas

Artillería pesada contra la pandemia: Lagarde activa 750.000 millones mientras ‘en casa’ Calviño moviliza 200.000


Bajo la supervisión de la vicepresidenta, el Gobierno moviliza 200.000 millones. 117.000 millones procederán del sector público y el resto del sector privado

 

Calviño toma el mando del rescate económico

por Ana Sánchez Arjona

Un día después de que se anunciara el plan de choque económico aprobado en Consejo de Ministros, en una entrevista concedida a Bloomberg, la vicepresidenta económica, señalaba que todavía es pronto para tan siquiera pensar en una recesión en España. La ministra dice que no está empleando "muchas energías" en hacer previsiones económicas sino que se enfoca en tratar de "minimizar" el potencial impacto estructural en la economía española. "No solo nos estamos centrando en la demanda doméstica, sino también en la estabilidad de los mercados financieros", ha explicado en alusión a su objetivo expreso de que la economía española vuelva, lo más rápido posible, a la senda de crecimiento.

Calviño siempre ha defendido que, antes de la crisis sanitaria, "necesitábamos ser extremadamente prudentes con las previsiones, porque no sabíamos la profundidad y la duración de la crisis". Y lo mantiene.

Es lo que ha llevado a confiar de nuevo en ella, a Pedro Sánchez, que es consciente de que solo la Nadia Calviño puede supervisar la estrategia económica y financiera para enfrentarnos a la mayor crisis de las últimas décadas.

Y aunque la ortodoxia bruselense, representada en el Gobierno por la ministra de Asuntos Económicos ponía ciertos límites en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos ante la demanda de más gasto público, encabezada por otro de los vicepresidentes, Pablo Iglesias, el programa de rescate económico lograba su visto bueno.

Así que, con el visto bueno de Calviño, el Gobierno moviliza de 200.000 millones, de los cuales 117.000 millones serán provistos a través de actuaciones públicas y el resto a través de operadores privados. Dentro de ellos, 17.000 millones serán para los colectivos más desfavorecidos. “No vamos a escatimar; no vamos a dejar a nadie atrás”, dijo el jefe del Ejecutivo. Por eso abogó por disponer un “escudo social y económico” frente a esta excepcionalidad sanitaria, explicaba Pedro Sánchez.

Estas medidas se sumarán a las primeras del paquete de choque económico ya recogidas en el decreto-ley aprobado  en Consejo de Ministros extraordinario, con la inyección de 18.225 millones para paliar las consecuencias económicas. Sánchez pedirá a la UE que movilice recursos y flexibilice las reglas fiscales.

Las medidas se dividen en cuatro bloques. En el primer bloque –apoyo a las familias– el Gobierno ha dispuesto una moratoria para las hipotecas de los afectados laboralmente por la crisis sanitaria, una flexibilización de la regla de gasto para los ayuntamientos y la garantía de suministros y telecomunicaciones. En el bloque de apoyo al empleo, ha dispuesto una facilitación de los ajustes temporales de plantilla (ERTE), una exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social de las empresas que hayan realizado ERTE, el derecho a cobrar el paro sin cumplir los requisitos y sin restar de lo acumulado, y el apoyo al teletrabajo y la conciliación. Concretamente, en materia de autónomos, ha dispuesto una flexibilización del cobro de prestaciones por cese de actividad y una exoneración del pago de cotizaciones. En cuanto al tercer bloque, de apoyo al tejido productivo, el decreto arbitra, además de la citada línea de avales por 100.000 millones, avales adicionales por 2.000 millones para empresas exportadoras y ayudas para la digitalización, así como la aplaudida protección de empresas estratégicas frente al capital extranjero. En cuanto a la lucha científica contra el virus, el Gobierno destinará 20 millones al Consejo Superior de Investigaciones Científicas CSIC y al Instituto de Salud Carlos III.

El plan tuvo buena acogida entre los inversores porque entre las  medidas figura el blindaje de las cotizadas españolas para evitar que inversores extranjeros puedan hacerse con el control vía opa aprovechando los últimos desplomes en bolsa. Ya el lunes pasado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) anunció que prohibía las posiciones cortas en la bolsa española por un mes.

Polémica con los autónomos

Todos los autónomos que puedan cobrar la prestación por cese de actividad diseñada por el Gobierno dejarán de pagar la cuota de autónomos sin tener que darse de baja de Hacienda ni de la Seguridad Social. Así lo aclaró el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, tras la polémica de los últimos días después de que la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) asegurase lo contrario.

"Todos los autónomos obligados a cerrar por el estado de alarma o con una caída de ingresos del 75%, tienen ya derecho a la prestación que aprobamos en el último Consejo de Ministros independientemente de su condición. Por tanto, desmiento que el Gobierno prepare ninguna modificación", dijo Escrivá después de que el presidente de ATA, Lorenzo Amor, asegurase que el Ejecutivo preparaba una rectificación de su decreto.

"Los autónomos en esta situación estarán exentos de pagar cotizaciones a la Seguridad Social", apuntó además el ministro de Seguridad Social. "Y, además, recibirán una prestación equivalente al 70% de la base regulatoria, lo que supone un mínimo de 661 euros para quienes hayan tenido que cerrar su negocio o hayan perdido el 75% de su facturación".
Minutos más tarde de conocer la aclaración de Escrivá, Amor publicó un tuit rectificando su anuncio anterior. "Agradezco al Gobierno haya sido sensible a esto".

Alquileres

El alquiler y la falta de medidas concretas hacia los inquilinos en el plan de choque económico contra el coronavirus presentado el pasado martes por el Gobierno sigue generando tensión entre la vicepresidenta, Nadia Calviño, y los ministros de Unidas Podemos. Calviño se mostró contraria a incluir una moratoria en las rentas por alquiler como parte de las medidas para paliar los efectos del Covid-19 en los ciudadanos, una petición que los representantes de la formación morada pusieron encima de la mesa y en la que siguen insistiendo de cara a una ampliación del paquete de actuación.

La ministra argumenta que una moratoria en el pago de alquileres, como se ha hecho con las hipotecas para sectores vulnerables, perjudicaría a muchos ciudadanos que tiene alguna vivienda alquilada. "Nosotros hemos primado el mantenimiento de las rentas. Nos hemos centrado mucho en que los trabajadores, autónomos y empresas puedan seguir funcionando y seguir abordando los pagos que les tocan", ha añadido para indicar que para muchos ciudadanos tener un piso alquilado es una renta.
SUMARIO: Todos los autónomos obligados a cerrar por el estado de alarma o con una caída de ingresos del 75% tienen ya derecho a la prestación que aprobó el último Consejo de Ministros independientemente de su condición

ERTEs, por vía de fuerza mayor

Entre las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros, el paquete laboral era uno de las más esperadas por la incidencia que tiene en las finanzas de millones de trabajadores, por cuenta ajena y propia, y la viabilidad de las empresas. Y dentro del paquete dos medidas destacan: la flexibilidad de la tramitación de los Erte y la creación de una prestación extraordinaria para los autónomos que conllevará la exoneración del pago de las cuotas a la Seguridad Socia. En el bloque de las medidas laborales que afectan a empresas y asalariados, los miles de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se presentarán a partir de mañana serán tramitados preferentes por vía de fuerza mayor, lo que permitirá su aprobación en cinco días. Al menos en teoría, pues la direcciones autonómicas de trabajo, encargadas de su aprobación, están en estos momento saturadas. Respecto a los trabajadores afectado por los Erte, el Ministerio de Trabajo ha flexibilizado las condiciones de tal forma que aunque no hayan cotizado al menos dos años –como exige actualmente la ley– podrán cobrar desempleo. Por otro lado, el tiempo que estén cobrando no restará de futuros periodos de desempleo. Además, las empresas que acudan al Erte estarán exonerados de pagar las cuotas. Además de los cambios en los Erte, el Gobierno ha acordado otras medidas de índole laboral, como facilitar el teletrabajo o la posibilidad de que aquellos trabajadores que tengan que cuidar a hijos o familiares dependientes puedan acogerse a la “adaptación” de su jornada laboral, sin tener que pedir la baja voluntaria que les impediría cobrar el subsidio.

SUMARIO: El Ministerio de Trabajo ha flexibilizado las condiciones de tal forma que aunque no se haya cotizado al menos dos años –como exige actualmente la ley– se podrá cobrar desempleo

 

La prima de riesgo de España e Italia regresa a niveles previos al coronavirus

Artillería del BCE: 750.000 millones para la compra de deuda

Manuel Tortajada

Los bancos centrales han vuelto a salir al rescate de los mercados. Las intervenciones del BCE y el Banco de Inglaterra han ayudado a la recuperación de la deuda, el petróleo y las Bolsas europeas. Al programa de compra de deuda del BCE se suma la acción conjunta de los bancos centrales del G-7 para dar liquidez en dólares. Así, la Reserva Federal abrió líneas de ‘swap’ en dólares con bancos centrales de nueve países, incluyendo a Brasil y México, a fin de que puedan acceder mejor a operaciones en la moneda estadounidense y evitar que la epidemia de coronavirus cause una paralización de los mercados globales de dinero.

El lanzamiento de nuevos estímulos se sucede, con medidas cada vez más multimillonarias. El mejor ejemplo de esta creciente implicación es el Banco Central Europeo. En su última reunión decepcionó al mercado al descartar una rebaja de tipos y lanzar un programa de liquidez de 120.000 millones de euros. Menos de una semana después, y por la vía de urgencia, a medianoche del pasado miércoles aprobó otro programa de compra de deuda, esta vez por un importe de 750.000 millones de euros.

En conjunto, esto representa el 7,3% del PIB de la zona euro. El programa es temporal y está diseñado para hacer frente a la situación sin precedentes a la que se enfrenta nuestra unión monetaria. Está disponible para todas las jurisdicciones y seguirá operando hasta que estimemos que la fase de crisis del coronavirus ha terminado.

En total, el BCE acudirá a los mercados este año para adquirir más de 1,1 billones de euros repartidos entre deuda soberana y deuda corporativa. Más de 1,3 billones de euros si se le suman, además, las reinversiones de los bonos que ya tiene en su cartera, pero que alcanzan su vencimiento.

Además, la institución deja la puerta abierta a alargar las adquisiciones de bonos "hasta que juzgue que la crisis del coronavirus ha acabado". Las compras de bonos soberanos se llevarán a cabo con flexibilidad total de forma que se pueda poner el foco sin miramientos sobre los países más afectados. Junto al elevado volumen de compras que pone sobre la mesa, la institución que preside Christine Lagarde lanza toda una declaración de intenciones: "El consejo de Gobierno está completamente preparado para incrementar el tamaño de su programa de compras de deuda y su composición, cuanto sea necesario y hasta cuando se necesite". El plan  presenta grandes novedades respecto a los anteriores programas de compras. En primer lugar, se abre a la adquisición de bonos griegos, pese a que el país sigue sin tener ráting en grado de inversión por parte de las agencias de calificación crediticia, como exigía la anterior herramienta, un aspecto que siempre resultó polémico y que dejó al país heleno -el más afectado por la crisis de deuda- sin acceso a los estímulos del BCE.

En segundo lugar, la institución europea se abre la puerta a la compra de pagarés, es decir, deuda corporativa a corto plazo, un universo que en la zona euro alcanza un volumen de más de 40.000 millones de euros. La Reserva Federal, entre otros bancos centrales, ya anunció la adquisición de este tipo de activos, cuyo mercado es mucho más grande en Estados Unidos.

En solo una sesión, el interés del bono griego a 10 años se redujo en casi 150 puntos básicos, mientras que el recorte del italiano rondó los 70 puntos. La deuda de España y Portugal también experimentó una considerable mejora, con sus respectivos bonos recortando en torno a 35 puntos básicos.

Y esta circunstancia alivia a los principales bancos, castigados ya de por sí en la Bolsa. En el caso de la banca española, los últimos datos de exposición a deuda pública, a cierre de 2019, muestran que Santander contaba con una exposición directa neta total de 35.366 millones a España, tras una bajada de 14.000 millones en el último año, de 8.689 millones a Portugal y de 2.735 millones a Italia. Estas cifras incluyen principalmente bonos soberanos. En el caso de BBVA, la exposición a España era mayor, de 55.575 millones, frente a los 7.810 millones de Italia y apenas 924 millones invertidos en Portugal. También tiene apuestas importantes en México, EE UU y Turquía. El resto de grandes entidades centra sus inversiones en deuda principalmente en bonos soberanos españoles: 35.000 millones de riesgo soberano español en el caso de CaixaBank; 21.300 millones en el de Bankia, y 24.600 millones en el de Sabadell. El plan presentado por el BCE parece, por tanto,  llamado a contener la tensión en la deuda soberana durante la crisis desencadenada por el Covid-19, lo que supone un alivio para el sector bancario. Y Ello se reflejó el pasado  jueves en un notable descenso de los CDS.

 

Los bancos centrales del G-7 actúan conjuntamente dando ‘liquidez en dólares’

El Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal y el Banco Nacional Suizo han anunciado "una acción coordinada para mejorar aún más la provisión de liquidez a través de la línea de intercambio de liquidez en dólares estadounidenses". Se trata de eliminar del mercado las tensiones que están secando al mercado de liquidez y que mantienen a bancos, fondos y aseguradoras enganchadas a las subastas diarias de la Fed.

"Para mejorar la efectividad de las líneas de intercambio al proporcionar fondos en dólares estadounidenses, estos bancos centrales han acordado aumentar la frecuencia de las operaciones de vencimiento a 7 días de semanal a diario. Estas operaciones diarias comenzarán el lunes 23 de marzo de 2020 y continuarán al menos hasta finales de abril. Los bancos centrales también continuarán manteniendo operaciones de vencimiento semanales de 84 días", explican.

Las líneas de intercambio entre estos bancos centrales son facilidades permanentes disponibles y sirven como un importante respaldo de liquidez para aliviar las tensiones en los mercados de financiación global, ayudando así a mitigar los efectos de tales tensiones en el suministro de crédito a los hogares y las empresas, tanto en el país como en el extranjero.

Las nuevas líneas de swap "similares a las establecidas entre la Fed y otros bancos centrales, están diseñadas para ayudar a disminuir el estrés en los mercados globales de financiamiento en dólares y así mitigar los efectos de esas tensiones en la oferta de crédito a los hogares y empresas, de manera local y externa", dijo la Fed en un comunicado el jueves.

Los economistas anticipan un golpe dramático a la producción económica mundial en las próximas semanas, y gran parte del esfuerzo de la Reserva Federal ha sido mantener el flujo de crédito para que los hogares y las empresas puedan evitar lo que se espera sea un colapso temporal de los salarios e ingresos.

Eso también se aplica a los mercados extranjeros, ya que el dólar funciona como la moneda de reserva mundial, involucrado en casi el 90% de todas las transacciones de divisas realizadas el año pasado, según el BIP.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver