Nº 1811 lunes 3 de Febrero de 2020



TEMA DE PORTADA



En marzo ratificará a cinco consejeros y el año que viene a siete, para asegurarse un 70% de profesionales en medio del ruido político y de posibles fusiones

‘Goiri’ defiende Bankia con una muralla de independientes

José Ignacio Goirigolzarri aceptó presidir Bankia con la condición de que, pese a que el FROB aún mantiene un 60% del capital de la entidad, no hubiera injerencias políticas ni en la gestión ni en el Consejo. Él asegura que no las ha tenido y en gran medida la ‘culpa’ la tiene su Consejo de Administración, con un 70% de independientes. Un Consejo ‘profesionalizado’ que tiene previsto renovarse en dos tiempos: cinco de sus miembros, incluido el consejero delegado, José Sevilla, serán ratificados este mes de marzo antes de la Junta de Accionistas de la entidad. Los otros siete, ‘Goiri’ incluido, lo serán el año que viene.

Por Nuria Díaz

Cuando José Ignacio Goirigolzarri aceptó la presidencia de Bankia, un cargo que, según explica a El Nuevo Lunes, “no se le haba pasado por la cabeza”, sólo le puso al entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, con el que además tenía una buena relación de la etapa en la que éste estaba en Lehman Brothers, una condición: que hubiera un mandato claro, profesional, independiente y que no se produjeran injerencias. La primera prueba de fuego fue que, nada más llegar a la entidad, acabó con 800 consejeros que Bankia tenía repartidos por distintas sociedades, se trajo consigo a tres personas de su máxima confianza para el Comité de Dirección: José Sevilla, consejero delegado y mano derecha; Antonio Ortega, director general de Medios y Tecnología, y Amalia Blanco, directora general adjunta de Comunicación y Relaciones Externas, y renovó completamente el consejo de administración. Salieron los políticos, como Virgilio Zapatero (PSOE), José Antonio Moral (IU), Carmen Cavero (PP), Claudio Aguirre (primo de Esperanza Aguirre) o José Manuel Serra (ex secretario de Energía con el Gobierno de Aznar), y en su lugar entraron directivos y técnicos con experiencia en distintos sectores. Consejeros de carácter independiente que, salvo alguna excepción, se han mantenido hasta hoy.

Renovación a dos velocidades

Ahora, el banco ha tomado la decisión de, para asegurarse el peso de los consejeros independientes, renovar de nuevo por completo el órgano, compuesto por 12 consejeros, tres ejecutivos y ocho independientes, casi el 70%, en dos tandas.

El próximo mes de marzo, mes en el que se celebra la Junta de Accionistas de la entidad, se renueva, en su caso, ratifica, a cinco consejeros: el CEO, José Sevilla, único ejecutivo de esta primera renovación; el ex vicepresidente de Ferrovial y miembro de la Junta del Círculo de Empresarios, Joaquín Ayuso; el presidente de la Asociación Española del Gran Consumo (AECOC) y consejero de Meliá International, Francisco Javier Campo García; la consejera de Zardoya Otis, y ex consejera de Telefónica, Eva Castillo, que además repetirá como ‘lead director’, o consejero independiente coordinador (una figura que Bankia creó en 2016); y, por último, un ex PricewaterhouseCoopers, Antonio Greño.

De esta manera de aquí a un año, coincidiendo además con que concluye el mandato de Goirigolzarri, les tocaría renovar, además del propio ‘Goiri’ a otro consejero ejecutivo, Antonio Ortega, otro hombre de confianza del presidente, que desarrollo gran parte de su carrera profesional en el Grupo BBVA, donde coincidieron. También Carlos Egea, que desde 2010 y hasta su fusión con Bankia, fue presidente del consejo de administración de Banco Mare Nostrum (BMN); Jorge Cosmen, presidente de Alsa; Jose Luis Feito, economista de la CEOE y ex presidente del Instituto de Estudios Financieros (IEF) y del instituto de Estudios Económicos (IEE); Fernando Fernández, profesor de Economía en el IE Business School; y , por último, Laura Gonzalez Molero, que ha desarrollado toda su carrera en el sector de la farmacia y ahora es consejera en varas sociedades además de presidenta de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

Goirigolzarri ha buscado desde el principio un consejo de estas características, lo que le ha valido algunos reconocimientos, como el de la propia CNMV, que en su último Informe Anual Corporativo, señalaba que Bankia era la única entidad financiera cotizada que cumple al 100% con el código de Buen Gobierno de la CNMV por su número de consejeros independientes.

Aún así, hay un tema que Bankia aún tiene pendiente en la composición de su consejo y que hace prever que a lo largo de este año haya algún cambio más, aparte de las ratificaciones que se avecinan antes de la Junta del próximo mes de marzo. El compromiso es, en el marco del Plan Estratégico 2018-2020, tener un 30% de mujeres y a eso se comprometió Goirigolzari en la Junta de Accionistas de 2018. En estos momentos, hay dos mujeres, Eva Castillo y Laura González Molero, pero antes de final de este año 2020, para cumplir con lo prometido, debería haber dos más. 

A salvo de presiones

Además, señalan fuentes del sector, ‘Goiri’ ha buscado siempre ‘defender’ la entidad de cualquier tipo de injerencia política. Y parece que, al menos por el momento, lo ha conseguido. “Ni con Luis de Guindos, ni luego con Román Escolano tuve ningún problema.

Tampoco los tuve con Nadia Calviño cuando el gobierno estaba en fuciones”, señala en una conversación el presidente de Bankia a El Nuevo Lunes.

Y, a la pregunta de si espera tenerlos ahora con el gobierno de coalición, dados los mensajes que Podemos ha lanzado en alguna ocasión sobre pisar el acelerador en la privatización e incluso sustituir al propio Goirigolzarri, el ejecutivo vasco asegura que tampoco los espera. “Las cosas siguen estando igual de claras, yo soy un gestor, el banco está ordenado y funcionamos bien”.

Ese funcionar bien es precisamente, explica, bueno y malo para el objetivo de la privatización. “Como funcionamos bien, la privatización ya no parece tan apremiante. Y es cierto, por otro lado, que el momento actual, con el precio de la acciones bancarias europeas en mínimos, no parece el mejor”. Pero, en cualquier caso, señala, aún hay tiempo.

 


En el baile de fusiones, Bankia es el perejil de todas las salsas



Un Consejo con mayoría independiente también parece un salvavidas cuando día sí y día  también Bankia aparece en las quinielas de las próximas fusiones bancarias. Ha sonado la operación con Sabadell, con BBVA... hasta con ING. Goirigolzarri entiende que asi sea. “El sistema bancario español tenía un equilibrio razonablemente estable con tres grandes bancos Santander, BBVA y Caixabank; y tres medianos con Bankia, Popular y Sabadell”, explica. “Con la operacion Santander-Popular, entras en un equilibrio inestable que, por otro lado, puede durar toda la vida. Lo que ocurre es que además estamos en tipos de interes negativos desde 2016. El mercado dice que seguirán así los próximos dos o tres años y eso incentiva la consolidación porque a través de las fusiones generas sinergias y reduces gastos. Es razonable pensar que se van a producir operaciones, pero en la práctica todo es más complejo: hay que encontrar una lógica industrial, finaciera,siempre hay problemas con el gobierno corporativo, en nuestro caso el FROB está dentro y eso es también un problema adicional….”. “Nuestra posición es que, aún sabiendo que cuando uno está en el mercado puede pasar cualquier cosa, con todo este ruido, lo que queremos es centrarnos en nuestro plan estratégico, que lo hemos de cumplir, y no nos despistaremos.  El escenario que contemplamos es mantener el perímetro”.



... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver