Nº 1809 lunes 20 de Enero de 2020


DESTACADO


 

El nombramiento de Escrivá como ministro de las pensiones, un fiscalista independiente

altamente reconocido en la Unión Europea, ha sido un acierto



El Gobierno cumple en su primer Consejo la promesa de garantizar

el poder adquisitivo de las pensiones


NL

Como era de esperar, el primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno Sánchez aprobó un decreto ley por el que se subirán las pensiones este año en un 0,9% de acuerdo con la inflación esperada. Si el IPC subiera por encima de este porcentaje se dará una paga a los pensionistas por la diferencia entre previsión y realidad, de forma que no pierdan poder adquisitivo. Concluyó de esta forma la limitación vigente al 0,25%.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Pedro Sánchez aseguró que el Gobierno consensuará con partidos y sindicatos un sistema sostenible con estabilidad presupuestaria así como la renovación del Pacto de Toledo.

Es lo que pactaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que plasmaron en el documento básico de la ‘Coalición Progresista’ que bajo el enunciado de “Garantía de pensiones dignas a través de la suficiencia y revalorización del sistema público de pensiones” hacía las siguientes promesas:

  • “Plantearemos a todas las fuerzas políticas y a los agentes sociales un nuevo Pacto de Toledo que garantice la sostenibilidad y suficiencia del sistema público de pensiones.
  • Actualizaremos las pensiones conforme al IPC real mediante ley de forma permanente y aumentaremos el poder adquisitivo de las pensiones mínimas y las no contributivas.
  • Impulsaremos la reducción de la brecha de género en las pensiones y la revisión de las pensiones de viudedad, garantizando la igualdad de trato en los casos de parejas sin vínculo matrimonial. Revisaremos el sistema de cobertura de lagunas y determinación de la base reguladora para evitar perjuicios a las personas con carreras profesionales irregulares y el complemento por maternidad para hacerlo más equitativo y evitar la perpetuación de roles de género”.

En la reestructuración del Estado efectuada por el nuevo Gobierno se ha creado un departamento cuya función fundamental es la de las pensiones, titulado Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, que se ha confiado a José Luis Escrivá Belmonte.

Escrivá, un fiscalista altamente reconocido en la Unión Europea

Creemos que ha sido un nombramiento adecuado si nos preocupa la sostenibilidad del sistema. José Luis Escrivá Belmonte, un manchego nacido en Albacete en 1960 es un prestigioso economista independiente que antes de dirigir la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) desde la creación del organismo, en 2014, y de presidir la Red de Instituciones Fiscales Independientes de la UE,  ha desempeñado importantes cargos públicos en España y en Bruselas y en el sector privado.

Ocupó distintos puestos en el Banco de España, fue asesor del Instituto Monetario Europeo y, desde el inicio de la Unión Monetaria, jefe de la División de Política Monetaria del Banco Central Europeo. Entre 2004 y 2010 fue economista-jefe y director del Servicio de Estudios del BBVA y, posteriormente, director general del Área de Finanzas Públicas del mismo grupo.

La AIReF es un organismo aplicado a velar por la estabilidad y la sostenibilidad de las cuentas públicas, incluidas las del sistema de pensiones de la Seguridad Social, que representa el 40% de los gastos del Estado. Este alto porcentaje del gasto público es criticado por los economistas liberales, que señalan que es el más alto de los países de nuestro entorno, y ponen como ejemplo de países menos generosos a Alemania, donde el jubilado se lleva el 60% del último salario mientras en España alcanza el 80%.

Es un porcentaje alto, es cierto, pero las pensiones españolas no son las mas altas de Europa en razón de que los salarios españoles no son precisamente los más elevados. Es ésta una cuestión peliaguda de fuerte debate en la Unión Europea, pues en todos los países cuecen habas, sobre todo en Francia. Pero José Luis Escrivá sostiene que es un problema “manejable” si se abordan las reformas que recomendaba un reciente informe de la AIReF que dirigió en enero de 2019.

Las recomendaciones de Escrivá cuando no era ministro

Las reformas, según anunció Sánchez en su comparecencia del martes, se harán de acuerdo con el acuerdo de partidos y sindicatos en un nuevo Pacto de Toledo. No obstante, las ideas de Escrivá pesarán en la decisión final del nuevo Gobierno.

José Luis Escrivá está de acuerdo en la revalorización de las prestaciones de acuerdo con el IPC. En el informe de la AIReF propone trasladar al Estado el déficit estructural de la Seguridad Social, que alcanza entre el 1,3% y el 1,5% del PIB (entre 14.500 y 16.800 millones de euros actuales). Propone también que se frenan las prejubilaciones y se aumente el periodo de cálculo de las prestaciones. 

A corto plazo prevé reducir en 3,5 puntos la cotización por desempleo y aumentar en la misma medida la destinada a financiar las pensiones y traspasar al Estado el gasto social ligado a ayudas asistenciales por desempleo, y las prestaciones por maternidad y paternidad.

A más largo plazo se plantea frenar las prejubilaciones y acercar la edad real de jubilación a la fecha legal, que en 2027 será de 67 años. Propone alargar de 25 a 35 años cotizados el periodo para el cálculo de la prestación.

Estas reformas permitirían en su opinión hacer posible la decisión política del Pacto de Toledo de actualizar la cuantía de las pensiones de acuerdo al IPC


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver