Nº 1803 lunes 2 de Diciembre de 2019


EMPRESAS


Reconoce agotado el modelo actual y apuesta por simplificar el organigrama, replegarse en Latinoamérica y volcarse en los negocios digitales

Álvarez-Pallete refunda Telefónica


José María Álvarez-Pallete quiere poner en marcha un nuevo modelo para Telefónica, un modelo que siente las bases del crecimiento para los próximos 100 años. Con un organigrama más simplificado, concentrada en cuatro mercados principales –España, Reino Unido, Alemania y Brasil– y con una apuesta clara por los nuevos negocios digitales, el presidente de Telefóncia espera que se generen 20.000 millones de euros para 2022 y que la Bolsa reconozca por fin el valor real de la compañía. Los mercados, de momento, han dado sus bendiciones.

por Nuria Díaz

“Estas son las líneas más importantes que os escribo desde que fui nombrado presidente”. Así comienza la carta de cuatro folios que el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete,  ha enviado a directivos y trabajadores y que da idea de lo sustancial de los cambios que ha anunciado la compañía. “Nos corresponde imaginar, diseñar y construir la compañía que queremos ser en el futuro. Lo hemos hecho, la hemos imaginado, la hemos diseñado y queremos empezar a construir el camino hacia ella”, ha señalado.

Y es que, como él mismo ha reconocido, el modelo actual está agotado. “Las incertidumbres geopolíticas y macroeconómicas y regulatorias, y la elevada competencia en el sector requieren una asignación del capital cada vez más exigente. Si en el pasado la baja penetración de los servicios de voz y datos, especialmente en los países emergentes, aseguraba el crecimiento futuro, la madurez creciente de los mercados y la aparición de nuevos competidores sujetos a distintas reglas demanda aproximaciones estratégicas muy focalizadas”.  Las nuevas necesidades y crecientes demandas de los clientes, tanto particulares como empresas,  ante la explosión de la conectividad y la Inteligencia Artificial, la generación de valor para los accionistas a corto, medio y largo plazo, y la visión de los empleados sobre la compañía también han sido, según indica el presidente en dicha carta, puntos relevantes para la configuración del nuevo modelo.

Un nuevo modelo que se ejecutará en torno a cinco decisiones estratégicas. La primera, y que más impacto ha causado en los mercados es la decisión de replegarse en Latinoamérica, región que durante muchos años fue palanca de expansión y granero de ingresos y que ahora, a causa de la inflación, se los come. Así, en la actualidad, España, Brasil, Alemania y Reino Unido pasan a ser los cuatro mercados principales para Telefónica. Aunque a cierre del tercer trimestre de 2019 el Grupo estaba presente en 14 países, estos cuatro concentraban 218,1 millones de accesos (el 63% del total) y el 80% de ingresos, Oibda y flujo de caja operativo (OpCF). El plan de la compañía pasa por priorizar el grueso de sus inversiones en estos cuatro mercados, mejorando la oferta y los servicios que se ofrecen a los clientes, con la palanca que ofrece la relación existente con millones de usuarios en mercados relevantes y con potencial de crecimiento en esta nueva fase. En definitiva, concentrar los recursos en los mercados de más valor. Se priorizará también la inversión para la modernización y despliegue de la red, así como para la digitalización de la compañía, que permita mejorar el servicio y la atención a los clientes y capturar eficiencias. Bajo la dependencia del consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, se mantiene a los actuales cuatro responsables de estos mercados: Emilio Gayo (España), Christian Gebara (Brasil), Mark Evans (Reino Unido) y Markus Haas (Alemania).

La segunda decisión es que el resto de los negocios en Latinoamérica se aglutinarán en una unidad que tendrá como objetivo fundamental la atracción de inversores y la obtención de potenciales sinergias con otros agentes de los mercados, con una filosofía de garantizar y maximizar el servicio que le ofrece a sus clientes. Con este spin-off operativo, Telefónica inicia una revisión estratégica de su portafolio en Hispam con el doble objetivo de modular la exposición a la región, al tiempo que se crean las condiciones para maximizar su valor vía crecimiento, consolidación y posibles operaciones corporativas. Esta unidad estará liderada por Alfonso Gómez, actual responsable de Hispam Norte, que cuenta con una gran experiencia en el sector telco en el mercado latinoamericano. Ha sido responsable de la reciente operación de red en México, de la venta de las unidades de Centroamérica o de la exitosa reestructuración de Colombia Telecom, compañía de la que fue CEO. Alineado con la nueva estrategia, esta unidad dependerá de la Dirección General de Finanzas y Control de Gestión, liderada por Laura Abasolo.

La tercera decisión  que marca, según los analistas en que quiere convertirse la compañía es la creación de Telefónica Tech, unidad que aglutinará los negocios digitales con alto potencial de crecimiento y que pretende ser el socio que acompañe a otras compañías en su transformación digital. Inicialmente en esta unidad se desarrollarán tres negocios: ciberseguridad, IoT/Big Data y cloud. Se quiere impulsar el crecimiento de estas actividades que, de forma agregada, ya están logrando subidas de facturación por encima del 30%. Esta unidad se podrá expandir en el futuro si aparecen nuevas oportunidades de negocio con dicho potencial. Del mismo modo, está abierta a adquisiciones que complementen el portafolio tal y como se ha venido haciendo en los últimos años. En Telefónica Tech se integrarán las unidades dedicadas actualmente a la prestación de los citados servicios, con el fin de focalizar aún más la gestión y conseguir la escala que permita atraer el talento tecnológico adecuado. Con procesos más ágiles, eficientes y la palanca que puede dar la incorporación de nuevos socios se quiere acelerar de forma exponencial el crecimiento de estos negocios. Esta unidad será la que entregue la oferta de valor que los equipos comerciales de cada país ofrecerán a los clientes. Además, se pretende exportar la propuesta a otros países en los que Telefónica no está presente mediante acuerdos con otras compañías. Se espera que esta unidad genere más de 2.000 millones de euros de ingresos adicionales en el año 2022.

El CEO de esta nueva sociedad será José Cerdán, hasta ahora responsable Global del segmento B2B en Telefónica, reportando al consejero delegado. Cerdán posee un gran espíritu empresarial, cuenta con una sólida experiencia en crear empresas, multiplicar sus ingresos y capturar todo su potencial tecnológico. Es un gran impulsor de la agenda digital, asesorando a importantes empresas en el mercado español e internacional, así como a organismos e instituciones privadas, públicas y universidades. Su relación con Telefónica se inició en 2011, cuando Telefónica adquirió Acens. En los últimos años, como responsable Global del segmento B2B, ha liderado junto a las operaciones el crecimiento de los ingresos en servicios a empresas.

El valor de las infraestructuras
Además, se crea Telefónica Infra “para aflorar el valor de activos y acelerar el crecimiento”, señala el grupo en un comunicado, en el que además deja claro que están abiertos a la entrada de socios. Con el 50,01% de Telxius como primer activo, Telefónica Infra nace para aglutinar las participaciones accionariales de Telefónica en vehículos de infraestructuras de comunicaciones, dando servicio a terceros operadores e incorporando socios.Por medio de Telefónica Infra, Telefónica persigue poner en valor un portafolio único de activos, enfocándose en el desarrollo y monetización de torres, sistemas de antenas distribuidas, data centers - incluido EDGE -, proyectos greenfield de fibra o cables submarinos, entre otros. También bajo dependencia de Ángel Vilá, el CEO de Telefónica Infra será Guillermo Ansaldo, quien ha liderado hasta la fecha la unidad Global de Recursos Globales del Grupo Telefónica.


Buscando el favor de los mercados

Los analistas señalan que, en parte, Álvarez-Pallete presenta este plan para ganarse el favor de los mercados.

La acción de Telefónica ha perdido dos tercios de su valor (más del 65%) en los últimos 10 años, con un mínimo el pasado mes de agosto, cuando el título cayó por debajo de los 6 euros, algo que no había ocurrido en 22 años, aunque no por ello se ha dejado de retribuir al accionista con dividendos.

Por eso, en general la respuesta de los expertos, a falta de conocer algunos detalles, es positiva. “Valoramos de forma positiva el hecho de que el foco de la estrategia pase a estar centrado en la búsqueda de catalizadores hacia la transformación de la compañía priorizando los mercados más relevantes y de mayor valor (España, Brasil, Reino Unido y Alemania, que concentran el 80% de los ingresos) que impulsen un crecimiento sostenible, al mismo tiempo que se potencia un crecimiento apalancado de sus infraestructuras (con TEF Infra), dando servicios a terceros e incorporando nuevos socios poniendo en valor los activos de infraestructuras y negocios digitales (con TEF Tech). Es con esta última división con la que pretende generar en 2022 más de 2.000 mln eur de ingresos adicionales, aunque a nivel financiero el impacto es bastante limitado (equivale a un 4% más de ingresos)”, señala Ana Gómez, analista de Renta 4.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver