Nº 1799 lunes 4 de Noviembre de 2019


ECONOMÍA


El hombre fuerte de Sánchez gestiona hábilmente los problemas, no sólo del partido, sino del Gobierno, como la crisis del ‘procés’

Ábalos, listo para la Vicepresidencia Primera

 


Es el propio José Luis Ábalos uno de los más firmes convencidos de que los socialistas gobernarán después del 10-N. Y en ese futuro Gobierno toman fuerza las quinielas que lo sitúan como vicepresidente primero. Ábalos, responsable de Organización sobre el que descansa el todopoderoso aparato del partido, se ha dejado ver como voz autorizada en cada uno de los problemas que ha afrontado el PSOE y, por supuesto, también el Gobierno, desde las negociaciones para investir a Pedro Sánchez, hasta los disturbios en Cataluña tras la sentencia del procés.

por Ana Sánchez Arjona

Durante un desayuno informativo celebrado hace un par de semanas cuyo protagonista era el actual ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, el presentador del acto le dio la bienvenida como “futuro vicepresidente…”, en sintonía con lo se especula respecto al papel que ejercerá Ábalos, en un futuro Gabinete de Sánchez, si es que éste es de nuevo el encargo de formar Gobierno tras las elecciones del 10N.

Es el propio Ábalos uno de los más firmes convencidos de que el PSOE gobernará tras el 10-N. No solo los socialistas, sino en los medios y también, en el propio seno del Gobierno, hacen cábalas para averiguar cómo será el organigrama de ese nuevo Ejecutivo.

Y dentro de esas suposiciones cada vez más certeras, toma fuerza la que sitúa a Ábalos como vicepresidente primero, lo que conllevaría una salida importante: la de Carmen Calvo que podría ocupar, dicen, alguna cartera relevante en el Gobierno o la presidencia del Congreso.

Fuentes del PSOE no contemplan que la actual vicepresidenta vaya a abandonar el cargo mientras el titular de Fomento decía, allá por el mes de mayo, que "si tuviera que apostar, a Carmen Calvo la sigo viendo donde está".

Sin embargo a estas alturas nadie duda de que el ministro es una de las caras más visibles del Gabinete de Pedro Sánchez y su mano derecha. Ábalos se ha dejado ver ante los medios de comunicación como su representante y como voz autorizada en cada uno de los problemas que ha afrontado el partido y, por supuesto, también el Gobierno. Desde las negociaciones fallidas para lograr la investidura de Pedro Sánchez, hasta los disturbios en Cataluña, concretamente en  Barcelona después de hacerse pública la sentencia que condena a los líderes del procés.

Crisis catalana
Afrontó, junto al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, el papel de portavoz del Gobierno durante la crisis catalana. “Los Mossos están funcionando y por eso no se puede aplicar la Ley de Seguridad”, aseguró el ministro mientras los disturbios se sucedían en ciudades como Barcelona. “Es difícil de comprender que alguien que representa a la Generalitat pueda perturbar tanto a los catalanes”, afirmaba en una entrevista en Onda Cero. Unas palabras que después ratificaba tras llamar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, “iluminado”.

Y al igual que la crisis catalana, también obtuvo un papel relevante durante las negociaciones entre Unidas Podemos y el PSOE para formar un Gobierno de coalición. “No queremos elecciones pero no podemos asumir cualquier presión. Estamos centrados en la estabilidad y la gobernabilidad del país. Gobierno significa estabilidad, certidumbre, capacidad para afrontar los desafíos”, aseguró al poco de que se rompieran definitivamente las negociaciones entre la formación morada y los socialistas.

Sobre el responsable de Organización descansa todo el poderoso aparato del partido. Ábalos ha dirigido dos campañas electorales y ahora  vuelve a estar al frente junto a Ivan Redondo, coordinador del Comité Electoral.  Y aunque Pedro Sánchez no le integró en el comité negociador con Unidas Podemos, para que las conversaciones las centralizaran las responsables máximas del Gobierno Carmen Calvo y del grupo, Adriana Lastra, junto a la ministra María Jesús Montero, Ábalos ha ejercido el ‘control’ sobre el desarrollo de estos contactos y su trascendencia pública. Solo un ejemplo. Cuando la vicepresidenta Carmen Calvo aseguró en una entrevista a la Cadena Ser que el PSOE estaba dispuesto a ceder a Unidas Podemos el control de instituciones como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) o el Defensor del Pueblo, incluso la posibilidad de ofrecer la CNMC o la Agencia Tributaria, el ministro de Fomento rechazaba esta la posibilidad, en una entrevista, esta vez en Onda Cero, ofrecer cargos a la formación de Pablo Iglesias. Y  aunque solo se refirió a la Agencia Tributaria, aseguró que eso era “gestión del Ejecutivo", descartando que Podemos  pudiera tener el control de las instituciones. "Una cosa es la representación o participación, y otra el control”.

También dio la cara y fue el primero en valorar qué le parecía la formación, recién nacida, que amenazaba con torpedear al bloque de la izquierda. “Más País es una escisión de Podemos, no sé lo que va durar”, comentó el ministro en una entrevista en La Sexta al mismo tiempo que lanzaba un dardo a Ciudadanos. “Con Cs pasa lo mismo”.

Lo que parece seguro, es que Pedro Sánchez tiene en mente tres vicepresidencias claves para un futuro Gobierno. Otro de los nombres que suenan para ocupar un asiento muy cerca del presidente, y como ya hemos contado en este semanario, es el de la ministra de Economía, Nadia Calviño, también uno de los activos más valiosos de Sánchez. Calviño ocuparía una vicepresidencia económica. El presidente del Gobierno quiere tambien que haya una tercera vicepresidencia, en este caso, para el desarrollo tecnológico.

Trayectoria compartida
Ábalos ha compartido con Pedro Sánchez toda su trayectoria, incluso desde mucho antes de aquel comité federal del 1 de octubre de 2016 forzara su salida  de la secretaría general. Fue Ábalos el que organizó el acto con el que Sánchez reapareció en público veintinueve días después de renunciar el escaño y con el que inició la precampaña que finalmente le dio en las primarias una victoria que en un principio pocos auguraban.

Después y tras el regreso del líder socialista, el actual ministro de Fomento en funciones se encargó  de negociar la moción de censura y jugó un papel decisivo en la pacificación del PSOE tras el cisma interno que sufrió.

Su nombramiento como titular Fomento fue ya una muestra de que sumar, en una misma persona, la máxima responsabilidad orgánica del PSOE con la dirección de un ministerio fundamental que dispone de margen inversor suficiente como para poder hacer política, era síntoma de la confianza que Sánchez siempre ha tenido en secretario de Organización de su partido.

La gestión sobre el alquiler y cómo sortear las peticiones de Unidas Podemos

Como ministro de Fomento también ha mostrado su habilidad en temas ‘complicados’ como el que suponía regular e intervenir en los precios del alquiler, tal y como le pedía Unidas Podemos.

El Gobierno aprobaba el pasado mes de marzo un nuevo decreto en materia de vivienda y alquiler dos meses y medio después del primer intento. En aquella ocasión la tentativa resultó fallida por la negativa de Unidos Podemos, entre otros, a convalidarlo.  Aunque el texto seguía sin dar potestad a comunidades y ayuntamientos para que limitasen los precios de alquiler en zonas de especial tensión de precios, Unidos Podemos decidió apoyarlo “porque”, explicó la formación, “incluye otras mejoras, especialmente en lo que se refiere a desahucios y limitación de precios dentro del contrato”.

Ábalos sorteaba así las peticiones y daba una larga cambiada a Pablo Iglesias mientras decía el nuevo real decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler "no satisface todas las pretensiones, pero supone un avance entre todas las figuras que protagonizan el arrendamiento".

Hay que recordar que, el programa electoral de Podemos incorpora propuestas en materia de vivienda que van más allá del decreto de alquileres que ha pactado con el Gobierno para alargar los contratos a cinco o siete años: piden implantar un contrato de arrendamiento indefinido "estableciendo causas claras de rescisión justificada". En los casos en que el arrendatario sea especialmente vulnerable y el arrendador sea un gran propietario de viviendas (sociedades inmobiliarias y fondos buitre), "el contrato de alquiler se prorrogará de manera automática".

Además, hablan de "intervenir el mercado del alquiler" para impedir subidas abusivas mediante índices y control de precios

En este sentido precisamente, lo último que acaba de anunciar el titular de Fomento es que el ministerio estudia ceder terreno público a promotoras o fondos de inversión para que construyan viviendas de alquiler "asequible". Los primeros detalles que se han dado a conocer apuntan a una adjudicación de los terrenos de titularidad estatal durante unos 50 años para desarrollar promociones destinadas al alquiler que luego tendrán que ser entregadas al Estado. En los pliegos que prepara Fomento se fijarán las rentabilidades que podrán lograr los inversores con el cobro de los alquileres y se les obligará a mantener y gestionar los activos hasta que termine el contrato. En esta línea, Fomento está ultimando los criterios que se van a seguir para fijar los alquileres máximos que se pueden establecer, como nivel de renta, edad, riesgo de exclusión social.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver