Nº 1799 lunes 4 de Noviembre de 2019


DESTACADO


 

Sus congresos han sido presididos tradicionalmente por el Rey y los distintos presidentes del Gobierno. Lo que más se ha destacado de éste no ha sido la presencia del Rey, sino la ausencia de Sánchez

 

El Instituto de la Empresa Familiar, el ‘lobby’ empresarial más potente de España, reclama normalidad para Cataluña

 

NL

El Instituto de la Empresa Familiar (IEF) ha expresado en su congreso celebrado el pasado lunes en Murcia la preocupación de sus miembros por la situación que vive Cataluña que afecta tan negativamente al empresariado. El presidente del Instituto, Francisco J. Riberas, puso el énfasis en la necesidad de “recuperar la normalidad lo antes posible ya que es muy peligroso proyectar esta imagen ante los clientes e inversores internacionales”. También se refirió a la necesidad de un Gobierno estable, también aconsejado por el Rey, que clausuró el evento.

El compromiso de la empresa familiar es quizás el más significativo de los que se han producido hasta ahora por parte de entidades representativas del empresariado como la gran patronal catalana Foment del Treball, Comisiones Obreras, UGT o el prestigioso Círculo de Economía de Barcelona, el Cercle, en contraste con las proclamas  independentistas de la Cámara de Comercio de Barcelona, la ‘Cambra de Comerç’.

Funciona sin complejos como ‘lobby’
Y es que el Instituto de la Empresa Familiar es, más que una patronal o un círculo empresarial, el más influyente ‘lobby’ empresarial del país. Su denominación de “empresa familiar” proporciona la falsa ida de que representa a las empresas pequeñas, que son el 90% de las españolas. El Instituto está controlado por compañías potentísimas, algunas de las cuales rompen el esquema de lo familiar como: Inditex, Acciona, Mercadona, Bankinter, Planeta, Prensa Ibérica, el Grupo Barceló, la sociedad de los Polanco en el accionariado de Prisa, etc.

Es un ‘lobby’ y funciona sin complejos como ‘lobby’, hasta el extremo de que fue el desencadenante de la creación del Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC), la madre de todos los ‘lobbies’, felizmente autodisuelta. El IEF aportó al CEC su práctica en el oficio de ‘lobby’. El Instituto presume de que toda la legislación sobre el Impuesto de Sucesiones la habían conseguido ellos en Cataluña aunque lo desmiente Foment del Treball, que asegura se consiguió en una reunión entre Pujol y Rodrigo Rato auspiciada por la patronal catalana, entrenado en mantener una relación amable con los gobiernos sean del signo que fueren. Lo que nadie le niega es su eficacia en conseguir una fiscalidad favorable.

Leopoldo Rodés, ‘alma mater’ del Instituto hasta  su fallecimiento, le sugirió a José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona: “José Manuel, si nosotros pudiéramos juntar a las empresas más importantes del país, sean o no familiares, podríamos hacer una organización empresarial digna, una referencia seria del mundo empresarial, y no como la CEOE, que nos avergüenza a todos”. 

Sus congresos los presidió el Rey o los presidentes del Gobierno
De la potencia del Instituto da fe el hecho de que casi todos sus congresos han sido presididos por el Rey incluso cuando el hoy Felipe VI era príncipe de Asturias, o por los presidentes del Gobierno: José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, que clausuró el pasado año con algunos abucheos.

Curiosamente lo que más se ha destacado en la celebrada el pasado lunes, presidida por el Rey, ha sido el supuesto “plantón” de Sánchez que, aseguran algunos medios, no quiso que en periodo electoral se le tachara de presidente político del Ibex. Resulta chocante que lo que más se destacara era una ausencia, que fue suplida por la ministra de Economía en funciones Nadia Calviño, que se crece por momentos.

Aunque el IEF integra a asociaciones familiares en toda España, lo que trata de resaltar organizando sus congresos cada año en una ciudad, en esta ocasión en Murcia, lo cierto es que es mayormente una asociación catalana de hondas raíces en esta comunidad y con sede en Barcelona. Es significativo que el ‘alma mater’ fuera Leopoldo Rodés y que la mayor parte de sus dirigentes sean catalanes. Lo han sido casi todos sus presidentes. El presidente actual, Francisco J. Riberas, uno de los hombres más ricos de España a quien ‘Forbes’ atribuye una fortuna de 1.700 millones de euros, es madrileño y la empresa que dirige, Gestamp, tiene su sede en Madrid pero la junta directiva sigue siendo mayoritariamente catalana. Lo es el vicepresidente Marc Puig Guasch, y lo es la mayor parte de su equipo de dirección.  La influencia del IEF en la sociedad catalana es proverbial.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver