Nº 1795 lunes 7 de Octubre de 2019


ECONOMÍA



Calviño y Ábalos son los más valorados, mientras a Montero le penaliza su gestión autonómica, a Valerio, la subida del SMI, y a Ribera, el caos del diésel

Los ministros económicos no cumplen objetivos


Un aprobado ‘raspado’ general. Es la nota que le han dado  al gabinete económico los expertos consultados tras un año y cuatro meses al frente de sus carteras. Un periodo de interinidad política en el que han tomado decisiones, aprobado algunas leyes, anunciado programas fiscales y adoptado medidas de calado que merecen ser examinadas. Todos ellos reconocen, no obstante, que resulta difícil valorar la actuación de un ministro cuando depende del margen para desarrollar su proyecto, en este caso estrecho, por la prórroga de los Presupuestos


Ana Sánchez Arjona

Llevan 16 meses al frente de su cartera los ‘ministros económicos’ del Ejecutivo Sánchez, concretamente  desde que se hicieran la primera foto de familia el 8 de junio de 2018

La situación de interinidad que vivimos desde el pasado mes de mayo, incluidas las elecciones de europeas, autónomicas y municipales, complica ejercer la acción de gobierno pero aun así se han tomado decisiones, aprobado algunas leyes, anunciado reformas, programas fiscales, adoptado medidas de calado que merecen ser examinadas por los expertos, que nos han pedido discreción y quedar en el anonimato, a los que hemos solicitado su opinión sobre la política de económica del Gobierno y en concreto sobre la gestión de Nadia Calviño, Mª Jesús Montero, Magdalena Valerio, Teresa Ribero y José Luis Ábalos.

La conclusión ha sido un aprobado raspado general aunque dentro de esta horquilla del ‘5 por los pelos’, los mejor valorados han sido Calviño y Ábalos.

Todos ellos reconoce que resulta siempre difícil valorar la actuación individual de un ministro cuando la actuación de todo Gobierno es colectiva. También depende del margen de que disponga para desplegar sus iniciativas. Dicho esto, cabe analizar lo que han hecho cada uno “teniendo en cuenta las cualidades mínimas que debe reunir todo titular de una cartera”.

De Nadia Calviño, prácticamente todos los consultados, con alguna excepción, han destacado su ortodoxia europea, el nexo con Bruselas elegido por el presidente, Pedro Sánchez y cuyo perfil, ya que fue alta funcionaria en la Comisión durante la última década, supuso en algún momento un riesgo para su continuidad. Pero una vez que se despejó que no sería candidata al FMI, “no me cabe la menor duda de que seguirá al frente de Economía si es que el PSOE es el encargado de nuevo de formar Gobierno”, señala uno de los expertos que apunta a una buena percepción en general de la ministra, seriedad institucional y defensa creíble del compromiso de estabilidad de nuestro país en la UE “aunque ello no les exime, a ninguno de los ministros del Gobierno, de convertir esta legislatura en un tiempo perdido en la muy necesaria toma de medidas para afrontar con éxito los desafíos a los que se enfrenta España a medio y largo plazo”. “Lo está haciendo bien pero de la misma manera que lo han hecho bien sus predecesores porque en el tema económico el margen de maniobra, dentro de la lógica del absurdo del capitalismo, es muy estrecho”.

Alguno de los encuestados destacan de Calviño su capacidad para bloquear, por ejemplo, el intento de revertir la reforma laboral “aunque se dejó meter un gol con la subida del SMI y de las cotizaciones sociales”.  Para otros, sin embargo, y los menos, es verdad,  “Calviño lejos de ejercer de ministra ejerce de simple funcionaria y se caracteriza, como alguno de sus predecesores, por su negación constante del frenazo de la economía, semejante a la negación de Guindos sobre el rescate financiero al país”. A quien le achaca que no tenga un plan de modernización económica “en plena revolución tecnológica y a pesar de ser la responsable de la Agenda digital”.

En el caso de Mª Jesús Montero sobresale su marcado perfil político, para bien y para mal según quién responda y que, como parlamentaria “se ha revelado muy eficaz. Eso sí, Montero poco puede hacer con un Presupuesto prorrogado y que lleva la firma de Cristóbal Montoro”, una circunstancia que le ha supuesto alcanzar un aprobado por los pelos. “Pero y a pesar de que el margen de maniobra no es muy grande, es necesario y urgente, resolver el tema de las autonomías. No sé si se podrá hacer técnicamente pero alguna medida hay que tomar y ahí su gestión deja bastante que desear”

Montero, no  ha podido desarrollar su reforma fiscal con dos impuestos nuevos a la banca y la tasa digital, entre otros, que se han quedado en meros proyectos, algo de lo que la mayoría de los expertos se congratulan. “Las subidas de impuestos no son adecuadas aunque, afortunadamente, se han quedado en eso, en propuestas única y exclusivamente”. “Y nos pueden gustar o no estos planteamientos fiscales pero, lo que hay que tener claro es que el impuesto a la banca, sobre los servicios financieros, es discutible”.

Y ese perfil político que para algunos, como hemos dicho, es un punto a favor para otros no es más que una herramienta de cara a la opinión pública que no se ha plasmado en nada concreto en este año y medio que lleva al frente de un ministerio “complejo, muy complejo y complicado para el que, Mª Jesús Montero no es la mejor opción. Ni siquiera se ha sabido rodear de buenos técnicos porque sus tres secretarias de Estado proceden del mundo sanitario”. Así que, alguno de los consultados le enviaría al motorista y le pondría un puente de plata. Sin embargo otros optan por darle un margen de confianza.

La subida del salario mínimo alrededor de un 22% “a las puertas de una fuerte ralentización”, de las cotizaciones sociales, de las pensiones “con un déficit que tiende a crecer y una pirámide de población envejecida que pone en grave riesgo la salud de nuestro sistema de pensiones”, es algo que pesa y mucho sobre la gestión de Magdalena Valerio.  “Magdalena Valerio es una alta funcionaria de la Seguridad Social, con perfil socialdemócrata, que tiene un buen conocimiento del sistema, y de perfil muy político, como la ministra de Hacienda. Y esto tiene ventajas e inconvenientes,

A Valerio es a la que más le ha costado lograr ese aprobado raspado “por sus confusas declaraciones, las de ella pero también las de su equipo que trasladan incertidumbre a amplios colectivos”, explican las fuentes consultadas.
“Estamos ante una política laboral de palo, pero sin zanahoria, y de ahí surgen medidas como el control horario o la indiciación de las pensiones lo que ha provocado un desvío adicional, en lo que llevamos de año, de 800 millones de euros”.

“No me acaba de convencer es la subida del 3% de las cotizaciones porque trasladas el coste a las empresas. Muchos convenios se pactaron pensando en una inflación del 2% y estamos por debajo del 1% con lo cual esa decisión no tiene sentido. Y aunque hay quienes consideran que está algo desubicada por aquello de que ya no se va a revertir la reforma laboral de Rajoy, su actitud, su capacidad de trabajo, juegan a favor de una ministra que “los tuvo bien puestos”, recuerdan algunos expertos, al reconocer que le habían metido un gol “por toda la escuadra” cuando el ministerio autorizó, a sus espaldas, la constitución del sindicato de prostitutas.

También le ha costado a Teresa Ribera no suspender, y la ha costado por el polémico “asunto del diésel y por sus intempestivas declaraciones al respecto, objeto de rectificación forzada”, opina uno de los analistas consultados. “Estamos ante medidas anunciadas, en el marco de la lucha contra el cambio climático, que afectaban a sectores básicos para la economía española ”, señala otro de los encuestados. Sin embargo, Ribera, para algunos, “ha conseguido poner en la agenda del gobierno la iniciativa sostenible en muchos ámbitos, aunque todavía son pocos porque al ministerio de Transición Ecológica habría que dotarlo de mayores competencias. Y Teresa Rivera da el perfil y su currículum así lo demuestra, “una activista en toda regla”, aspecto que para otros “le impide ejercer “adecuadamente” como ministra. “No le critico el decreto para el autoconsumo de la electricidad, porque lo sacó con el mayor consenso, pero sí como ha tratado el ‘asunto diésel’, una decisión incomprensible porque, primero, en España la tecnología no está preparada para ello, y segundo, porque no puedes generar polémica en un país que se sitúa entre los diez primeros en la producción de automóviles.”


Ábalos “da la talla en un Gabinete flojo”


Y si Nadia Calviño ha sido la mejor valorada por los expertos, Ábalos lo ha sido, incluso, para aquel, el único, que no ha tenido problemas en suspenderlos a todos “porque ninguno de la talla para ocupar una cartera”. “Ábalos aprueba. Y aunque a veces ha estado más o menos afortunado, al menos tiene voz propia y madera en un gabinete flojo”. Sin embargo le penaliza, aunque llega holgado al aprobado, su papel como hombre fuerte de partido, “que le quita tiempo y le distrae de sus quehaceres como ministro”.

Abalos acaba de sintetizar en una frase lo que quiere hacer, si es que sigue al frente del Ministerio, tras las elecciones: "Menos hormigón y más gestión de datos". Será la nueva orientación de la política de su departamento hasta ahora constituye el primer órgano inversor del Gobierno central y promotor de obra pública, Y eso le ha costado críticas a su titular por parte de alguno de los expertos que hemos consultado que habla de “concesión de obras públicas en función de las necesidades de apoyo de partidos marcadamente regionalistas, con sesgos independentistas”, en referencia a la inversión de obra pública en Cataluña que contemplaba el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado. En concreto Cataluña hubiera sido este año la comunidad más beneficiada en el proyecto de Presupuestos en materia de inversiones. Hubiera recibido 2.251 millones de euros, 900 millones más que lo presupuestado en 2018, lo que supone un salto del 66%.

“Ábalos ha sido básicamente bastante coherente al trabajar sobre un proyecto de infraestructuras adecuadas para todo el arco Mediterráneo”, destacan las fuentes consultadas para subrayar el compromiso con el Corredor Mediterráneo, el 13% de toda la licitación del Ministerio ha ido destinado a esta infraestructura.

El titular de Fomento mantuvo el pulso frente a Unidas Podemos y la reforma del alquiler. Para algunos lo perdió porque el decreto, aprobado, ha vuelto a generar incertidumbre sobre el sector y sobre un mercado muy volátil. Para otros, esta reforma se ha quedado prácticamente en nada “afortunadamente”. “Los precios no se pueden regular, porque la regulación, por tibia que sea, iría en contra, precisamente, de los alquileres, restringiendo la oferta. Y ya sabemos todos lo que ocurre cuando la oferta se deprime”.


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver