Nº 1753 lunes 5 de Noviembre de 2018


DESTACADO


"No nací canciller y eso es algo que nunca olvidé", sentenció Ángela Merkel. Una frase que deberían aplicarse otros dirigentes políticos de vocación vitalicia

Echaremos de menos a Angela Merkel

NL

Vamos a echar de menos a la canciller alemana que ha marcado durante un largo periodo de tiempo la orientación de la Unión Europea recibiendo en consecuencia  los disparos de muchos ciudadanos críticos con el ‘austericidio’.
Sin embargo, ha contado también con un respeto bastante general, sobre todo en lo que se refiere a su sincero apoyo a una mayor integración  de la Unión, y por tanto a su lucha contra los fascismos que van tomando posiciones en algunos países miembros, de forma especialmente dolorosa para ella y preocupantes para los que recordamos la historia, en su propio país.
Angela Merkel se va poco a poco. Seguirá en la jefatura del gobierno alemán hasta las elecciones al Bundestag de 2021. Se marcha sin hacer ruido, con la prudencia que la caracteriza, pero también, de forma radical. Se va de verdad, para siempre jamás. No se presentará a las elecciones para el gobierno de la nación pero tampoco a las que celebrará el partido que ha gobernado durante 18 años, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el próximo diciembre.

“No nací canciller”

La mujer más poderosa de Europa se dedicará a la vida privada de forma integral, sin aspirar a ningún puesto en la Comisión Europea que ella ha dominado y a la que aspiran los políticos que perecen políticamente en sus propios países. Y los que no pueden aspirar a un puesto en el Ejecutivo de la Unión aspiran a formar parte del cementerio de elefantes del Parlamento Europeo.

"No nací canciller y eso es algo que nunca olvidé", sentenció Angela Merkel al anunciar, emocionada, su retirada de la política activa. Una frase que deberían aplicarse otros dirigentes políticos de vocación vitalicia.
 
Vamos a echarla de menos incluso los que no nos parecía justa ni acertada la austeridad que ella exigía pues, como hemos señalado, hace mutis por el foro una dirigente plenamente identificada con el proyecto europeo que a veces tuvo que pugnar con la resistencia de miembros de su gobierno y sobre todo de dirigentes de su partido muy suspicaces a que la hormiga alemana financiara a las cantarinas cigarras del sur de Europa.

La canciller sufrió la resistencia de a quienes les horrorizaba  que el Banco Central Europeo (BCE) inundara con dinero a los países miembros en dificultades, a veces contra los reglamentos que prohíben al BCE, entre otras prohibiciones, la compra de bonos soberanos.

Un momento crítico ante la rebelión italiana

Afortunadamente Merkel seguirá liderando la Unión durante un trienio, en un momento en que el proyecto europeo tendrá que lidiar con el zapatazo de un gobierno italiano resultado de la coalición de la Liga (ya no es Liga Norte) y del Movimiento Cinco Estrellas.

El zapatazo lo dio el eurodiputado de la ultraderechista Liga Angelo Ciocca quien recuperó los papeles que había leído el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, al censurar el presupuesto de Italia, los puso sobre una mesa, tomó uno de sus zapatos con la mano y los pisoteó ante la prensa.

No lo hizo ningún miembro del gobierno italiano, que son más educados, pero simboliza la airada rebeldía de éste. Italia, la tercera economía de la Unión, obviamente no es Grecia. Si entonces, a pesar de que la economía griega es minúscula, se temió por la ruptura del euro, ahora la rebelión italiana genera alarmantes pesadillas.

No parece que el euro esté directamente amenazado, pues no parece probable que los propios italianos lo deseen aunque este país ha sido uno de los más perjudicados desde el establecimiento de la moneda común y hay una amplia opinión pública muy decepcionada al respecto que ha dado la victoria a la coalición que los gobierna.

Parece que el mayor peligro, en el que colaboran tanto Italia como Polonia y Hungría, con gobiernos de extrema derecha, es un frenazo al proceso hacia una mayor integración de los países de la Unión que Merkel lideraba en un compromiso histórico con los últimos presidentes de Francia, dos países enemigos históricos ahora aliados en un proyecto pacífico más gloriosamente histórico.

... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

volver