Nº 1736 lunes 11 de junio de 2018


DESTACADO



El apoyo a Nadia Calviño y a Emmanuel Macron destaca su feminismo y una visión crítica sobre el enfoque de Ángela Merkel

 

Ana Botín trabaja en cambiar su imagen de mera gestora

 

 
Ana Botín

NL

"En un momento clave para la Unión Europea, tener a @NadiaCalvino como nuestra nueva ministra de Economía es una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas. Enhorabuena Nadia".

Este mensaje de Ana Botín, la primera banquera y la mujer más influyente del empresariado español, emitido el pasado martes, representa, en primera lectura, un apoyo a la ministra de Sánchez que sustituyó a Ramón Escolano el Breve –tres meses de ministro– y, por tanto, un elogio al nuevo Gobierno, lo que está en la tradición reverencial de los Botines, sea cual fuere el color del gobierno de turno.

Pero representa también algo de mayor calado: la decisión adoptada por la presidenta del Banco Santander de cambiar su imagen, en la que predomina la idea de una directiva puramente bancaria, en el sentido limitado del término, sin más preocupaciones que las derivados de la gestión del día a día del negocio, sin mostrar colorido alguno en cuestiones de interés general ni permitirse opiniones ajenas al business.


No se ha hecho socialista

Por supuesto que Ana Botín no se ha hecho de pronto socialista, pero sí parece que quiere mostrar al mundo por medio de Internet y en otras oportunidades mediáticas que tiene criterios sobre cuestiones más amplias que las referidas a la cuenta de resultados, cuidando siempre de evitar situarse en la política en términos fuertes, comprometidos, de las simpatías partidarias. Parece que Ana Botín quiere exhibir opiniones sobre las grandes cuestiones de la sociedad en que vive y se desarrolla su negocio, así como en grandes cuestiones de Estado.


El mensaje de apoyo público a la nueva ministra, "Enhorabuena Nadia”, resume, desde nuestro punto de vista, dos de los mensajes que Ana Botín quiere lanzar sobre su persona: el feminismo y un concepto de por dónde debe ir Europa, que no se corresponde con la realidad vigente. Una actitud crítica que afecta a Angela Merkel, muy diferente de la que mantenía Mariano Rajoy, genuflexo con la canciller que manda en Europa.

Se confiesa feminista y europeísta crítica

“Tener a @NadiaCalvino como nuestra nueva ministra de Economía –subraya en un tuit que va más allá de lo meramente protocolario– es una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas”. Nadia Calviño viene de Bruselas, donde ocupaba el cargo de directora del Presupuesto de la Comisión Europea, tras haber ocupado otros altos cargos en organismos comunitarios. Su condición de mujer –este Gobierno es el más feminista de la historia– y su conocimiento de la Comisión Europea es lo que ha decidido a Sánchez, una decisión que ha obtenido el aprecio general.

En lo que a Europa se refiere, Ana Botín es partidaria de Emmanuel Macron. El presidente francés propone una verdadera moneda común con un Banco Central  Europeo verdaderamente central, un fondo de garantía de depósitos único, la mutualización de las deudas y una política fiscal común, lo que llevaría a un ministro de Economía y un tesorero de la Unión con la correspondiente cesión de soberanía. 

Y, desde luego, lo que hay detrás del mensaje de Ana Botín es el aplauso a la decisión de Pedro Sánchez de nombrar ministra de Economía a una persona que, junto a la elección de José Borrell como ministro de Asuntos Exteriores, subraya que Sánchez está en las antípodas de la deriva italiana.

Ana Botín ya había lanzado su cambio de criterio respecto al feminismo cuando, preguntada por Pepa Bueno en la SER si era feminista, declaró: “Si me hubiera hecho usted esta pregunta hace diez años, le hubiera dicho que no; ahora le digo que sí soy feminista”.  O cuando en el pasado mes de abril escribía en su cuenta de Twitter: “El veredicto de La Manada es un retroceso para la seguridad de las mujeres”.

Y cuando la movilización feminista del 8 de Marzo, criticó en dicha cuenta, en la que se manifiesta en inglés y en español, la brecha salarial entre hombres y mujeres que, destacaba, “no es un mito”.  Si lo sabrá ella que es una de las dos únicas mujeres que presiden una empresa del Ibex. En aquella ocasión mostró su sensibilidad ante los problemas de la mujer trabajadora como madre.


Nadia Calviño viene de Bruselas, donde ocupaba el cargo de directora del Presupuesto de la Comisión Europea, tras haber ocupado otros altos cargos en organismos comunitarios. Su condición de mujer –este Gobierno es el más feminista de la historia– y su conocimiento de la Comisión Europea es lo que ha decidido a Sánchez, una decisión que ha obtenido el aprecio general.

Lo que hay detrás del mensaje de Ana Botín es el aplauso a la decisión de Pedro Sánchez de nombrar ministra de Economía a una persona que, junto a la elección de José


... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es

 

volver