Nº 1732 lunes 14 de mayo de 2018
DESTACADO

 

Los periodistas económicos piden amparo a la patronal bancaria tras cinco años predicando en el desierto

Los bancos se conjuran para dificultar la difusión de sus resultados


                                     José María Roldán, presidente de la AEB

■ N. L.

Mucho presumir de transparencia informativa para luego entorpecer la labor de los profesionales de la información por torticeros procedimientos. Algunos bancos se refugian en Internet para proporcionar sus resultados trimestrales eludiendo la presencia de los periodistas que pudieran formular preguntas molestas, que suelen ser las más necesarias para los destinatarios de estas informaciones, empezando por los accionistas, los legítimos dueños de las distintas entidades bancarias.

Hay que añadir a esta impresentable presentación de resultados trimestrales la conjura bancaria para ofrecer los resultados anuales el mismo día, que sospechosamente suele ser un viernes, lo que dificulta la labor de los profesionales para enjuiciarlos con la calma y el rigor requeridos.

No hay que perder de vista la penuria de medios de los medios –perdón por la redundancia–, que no disponen del número de periodistas económicos necesarios para atender todas las convocatorias inutilizando las argucias bancarias.

La Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) lleva cinco años pidiendo a los bancos y cajas que no se coordinen para dificultar la tarea de los profesionales de la información y que lo hagan para todo lo contrario. Son precisamente los directivos de estas entidades los que con frecuencia se quejan de la falta de rigor periodístico.

Los periodistas piden amparo

Harta la Asociación de Periodistas de Información Económica de sufrir durante un quinquenio el toreo bancario, ha decidido pedir amparo a las patronales de la banca y de las cajas, a la AEB y a la CECA.

No se les oculta a los informadores que la patronal bancaria ya no es lo que era cuando había siete grandes bancos y mandaba Rafael Termes. Ahora sólo hay tres grandes y manda un triunvirato. La AEB se ha convertido en un mero servicio de estudios, en un consultor fiel y cualificado. Sin embargo, una de las tareas que el presidente de la AEB, José María Roldán, considera prioritaria, es la mejora de la imagen de la banca, muy perjudicada por sus prácticas no siempre honestas, por sus cláusulas con frecuencia abusivas. En razón de esta preocupación de Roldán, los periodistas económicos entienden que puede ser eficaz su intermediación en este enojoso asunto.

Una práctica que no es casual
Recuerda la APIE que, a principios de 2013, se dirigió a los bancos para trasladarles “el malestar detectado entre los periodistas que siguen la información financiera por la concurrencia de fechas en la presentación de los resultados de las distintas entidades”.

En la carta que se les hizo llegar se apuntaba también que este problema “fue especialmente patente en las ruedas de prensa con motivo de la presentación de las cuentas anuales de 2012”. Sí, un problema que arrancó en 2012, justo cuando la crisis bancaria estaba en sus peores momentos, algo que –indica el comunicado de la APIE– “no creemos que haya sido una casualidad”. 


En el correo enviado por la Junta Directiva de la APIE que preside Íñigo Barrón a los asociados se reconoce y se agradece el esfuerzo de transparencia que hace el sector, que lo sitúa muy lejos de otras grandes compañías del Ibex-35 que no presentan los resultados ante los medios ni una sola vez al año, como la APIE ha puesto de manifiesto ante la CNMV. Reconoce también la Asociación que no son fechas fáciles de encajar porque dependen de la celebración del Consejo de Administración y de reuniones de los directivos.  

“Sin embargo –añaden–, creemos que si los interesados se coordinan con antelación se puede solucionar el problema, ​ya que el plazo legal de presentación es ​lo bastante amplio como para que las entidades no convoquen a los medios el mismo día. Esto es lo que sucede con el Santander y el BBVA (cuya presentación es telemática), que se coordinan entre ellos desde el inicio del año para no coincidir”.

Promesas que no se cumplen

Se queja la APIE de que a lo largo de estos cinco años ha enviado unas 15 cartas y ha recibido promesas de las entidades asegurándonos que iban a evitar este problema. Y, asegura su Junta Directiva, “excepto alguna honrosa excepción, no ha sido así”. “Hemos percibido, además –añade–, que las coincidencias en la presentación suelen abundar cuando los resultados son poco brillantes, y que éstas en muchas ocasiones tienen lugar los viernes, un día especialmente complejo en las redacciones”.

Ante la persistencia de este problema, la Junta Directiva de la APIE ha decidido pedir la colaboración y el amparo de la Asociación Española de Banca (AEB) y de la CECA para que coordine a sus asociados.

No hacen caso a la CNMV
Los periodistas económicos denuncian que las entidades no atienden las últimas recomendaciones que hizo públicas la CNMV el pasado 11 de abril. En ellas, el supervisor bursátil difundió una serie de buenas prácticas sobre las relaciones de las empresas con los medios de comunicación. En ese documento se abordó la recomendación de que las informaciones “se difundan de modo adecuado” para que los periodistas puedan reflejarlas “convenientemente en sus análisis e informaciones”.


Volver