Nº 1723 lunes 12 de marzo de 2018


DESAYUNOS DE EL NUEVO LUNES


Escolano estrena cargo en el Eurogrupo

El sustituto de Guindos aterriza en el club del euro con la revisión al alza del cuadro macro bajo el brazo y los PGE a punto de aprobarse

                

Objetivo prioritario para Román Escolano: controlar el flanco comunitario y ejercer la nada fácil tarea de lidiar con Bruselas. Escolano tiene, sin embargo, a su favor que aterriza entre sus colegas no como un recién llegado, sino como un veterano de la UE y que hace bueno aquello que pedía Rajoy: “Que conozca el tema, que no tenga que estudiarse lo que tiene encima de la mesa”. Requisitos que cumple con creces el nuevo ministro que debuta en el nucleo duro del euro con la economía española en plena recuperación y a las puertas de abandonar la lista negra de países incumplidores.

Ana Sánchez Arjona

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro, el Eurogrupo, se reúne esta tarde a partir de las tres. En la silla que ocupaba hasta ahora Luis de Guindos se sentará Román Escolano que deja Luxemburgo, sede del Banco Europeo de Inversiones, para encargarse del ministerio de Economía que tiene, entre otros encargos, la nada fácil tarea de lidiar con Bruselas.

Pero Escolano aterriza en el núcleo duro del euro no como un recién llegado sino como un veterano de la UE, en toda regla. En Bruselas saben quién es Román Escolano, y desde el primer día podrá codearse con los demás ministros de Finanzas europeos, a los que trata hace años. Ya dijo Mariano Rajoy hace un par de semanas que lo que buscaba en el nuevo titular de Economía era, sobre todo, “que conozca el tema, que no tenga que estudiarse los asuntos que se va a encontrar encima de la mesa”.

El propio Guindos recomendaba tras anunciar su salida hacia el BCE que la persona elegida para sustituirle deberá “entender perfectamente los planteamientos de Bruselas”
Todos estos requisitos los cumple con creces Escolano que llega a esta primera reunión con dos buenas noticias que dar a sus colegas europeos, bajo el brazo. La primera, el mejor encargo que le ha podido dejar Guindos a su sucesor es el anuncio de una mejora de las estimaciones de crecimiento, es decir, la actualización del cuadro macroeconómico que está a punto de presentar el Gobierno. Y no solo eso. En las últimas semanas se han publicado los primeros indicadores de 2018 que muestran una cierta aceleración de la actividad, con lo que el Gobierno tiene más argumentos para mejorar su previsión. Así que el nuevo ministro lo tiene todo a su favor para iniciar el año con una mejora de la estimación de crecimiento de unas tres décimas, hasta el entorno del 2,6%. La segunda buena noticia es que los Presupuestos Generales del Estado están a punto de ser aprobados por el Consejo de Ministros, según ha reiterado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. De tal manera que las cuentas entrarían en el Congreso de los Diputados "con tiempo suficiente" para estar aprobadas a finales de junio.

Así que, parte del mensaje que Román Escolano tendrá que trasladar a Europa ya está encarrilado y pasa por explicar a sus socios que la primera prioridad seguirá siendo cumplir con el objetivo de déficit, salir del procedimiento de déficit excesivo, y que si España ha sido un alumno aplicado en todos estos años, lo seguirá siendo.

Sin embargo, Bruselas sabe que mantener las cuentas en orden no será sencillo en un clima político preelectoral, donde la tentación de incrementar el gasto público y bajar los impuestos es elevada.

Escolano llega a una Europa en plena batalla por su supervivencia: los países del Norte y del Sur tienen planteamientos casi opuestos sobre cómo reformar el euro para evitar que la próxima crisis acabe con él. Francia y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, proponen un presupuesto anticrisis, completar la unión bancaria con medidas de mutualización de riesgos, crear un superministro de Finanzas de la eurozona y convertir el mecanismo de rescate (Mede) en un Fondo Monetario Europeo (FME) con más poder.

Hasta ahora Guindos ha estado más cerca de los alemanes en asuntos clave. Será seguramente una posición que mantenga Escolano acostumbrado a lidiar con un jefe alemán, como el presidente del BEI, Werner Hoyer. España se juega mucho en el debate sobre el futuro del euro. Los países del Norte quieren poner en marcha “un mecanismo de reestructuración ordenada de la deuda soberana”, que rechaza el ex de Economía, junto a sus colegas de Francia e Italia.

En este contexto España sigue tratando de recuperar el terreno perdido durante la crisis. Y las negociaciones del próximo marco presupuestario de la UE serán cruciales para conseguirlo.

El que Román Escolano conozca las instituciones europeas a la perfección es un plus enorme en un momento en el que, además, la Unión Europea debe decidir cómo repartir entre sus socios el agujero que deja la salida del Reino Unido.

Con su marcha, la UE perderá a su segundo mayor contribuyente neto. El Brexit no solo dejará un agujero en las cuentas comunitarias de aproximadamente 12.000 millones anuales, casi la misma cantidad de fondos europeos que recibió España en 2015, sino que también cambiará los equilibrios entre países. Ser contribuyente neto significa que das más dinero del que recibes. Pero a cambio implica algo muy importante: pasar a formar parte de los Estados más ricos de la UE, un título que formalmente no existe, pero que en la práctica supone que tu opinión tendrá mucho más peso a la hora de tomar decisione.

Las tareas internas que tiene por delante el nuevo ministros no son menos importantes. A la vuelta de la esquina está la salida del gobernador y subgobernador del Banco de España, Luis María Linde y Javier Alonso, que dejan el cargo en junio de 2018. Ambos puestos se negocian, habitualmente, entre el Gobierno y la oposición, pero la decisión del ministro es muy relevante.

No hay que perder de vista tampoco que el nuevo ministro tendrá entre sus principales retos culminar la privatización de Bankia, una operación en la que el Estado se juega recuperar todo o parte de los 22.424 millones colocados en ese banco.

El Estado, a través del Frob, controla aún un 61% del grupo resultante de la fusión entre Bankia y BMN. La fecha tope para salir del capital del banco es diciembre de 2019, si bien el Gobierno, como ya hizo en el pasado, podría volver a ampliar el plazo.  A favor del nuevo ministro en este asunto juega que conoce bien a José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ya que trabajaron junto desde 2006 a 2009 en el BBVA. Escolano era responsable de Relaciones Institucionales y Goirigolzarri consejero delegado. Además, mantiene buena relación con Francisco González, presidente del BBVA, que le fichó después de haber trabajado en el Gobierno de José María Aznar como director del Departamento de Economía del Gabinete del Presidente entre 2000 y 2004.

Emma Navarro, al BEI

El Gobierno ha propuesto que Emma Navarro, actual secretaria de Estado del Tesoro, sustituya a Román Escolano como vicepresidenta del BEI. España mantiene este puesto hasta que vencía el plazo de Escolano, en 2020. El asiento en el Banco Europeo de Inversiones se comparte con Portugal, que deberá aceptar la propuesta de Navarro para ocuparlo.
De confirmarse su nombramiento, España mantendría la silla que ocupa en el BEI desde julio de 2010, cuando Magdalena Álvarez tomó el relevo del luso Carlos da Silva Costa. Román Escolano reemplazó a Álvarez en septiembre de 2014.

 

Montoro, Báñez y Santamaría, en sus puestos desde 2011

Román Escolano, se estrenaba en la mesa del Consejo de Ministros, en sustitución de Luis de Guindos, el pasado viernes. Con este cambio en el Gobierno de Mariano Rajoy, los únicos supervivientes que quedan de su primera Gobierno, en diciembre de 2011, son Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez.
Ya se sabe que Mariano Rajoy no es un presidente de grandes crisis de Gobierno. Sus cambios se han producido siempre a cuentagotas, excepto en la nueva legislatura, que hizo una renovación más profunda. Varios miembros de su primer Gobierno fueron cayendo uno a uno, por diferentes causas, Ana Mato, Alberto Ruiz-Gallardón, José Manuel Soria, José Ignacio Wert y Miguel Arias Cañete, cuando éste fue nombrado comisario europeo.Los que resisten en sus puestos son aquellos que ocupan puestos claves como la vicepresidencia, Hacienda y Empleo, lo que refleja las prioridades claras que ha tenido Rajoy  y a quienes de su Gabinete se las sigue encargando. En Economía, el relevo se ha producido no porque el presidente lo haya querido sino porque tenía que cumplir con la promesa que le hizo a Luis de Guindos. Darle la libertad cuando la recuperación económica estuviera encarrilada.


 

... y todo El Nuevo Lunes en www.elnuevolunes.es 

volver