Nº 1708 lunes 13 de noviembre de 2017


EMPRESAS


La 'armada canaria' conquista el mar

La compra de Trasmediterránea duplica la flota del Grupo Armas, que se coloca en cabeza del ranking por delante de la naviera de los Matutes y de Fred Olsen

                                 

La naviera canaria Armas ha dado un golpe de mano en el sector naviero al comprar la ‘joya de la corona’, Trasmediterránea, demostrando que, a veces, el pez chico es el que se come al grande. La operación, valorada en unos 450 millones de euros, la convierte en la mayor naviera de España y una de las mayores de Europa en número de buques de pasajeros y carga y le permite entrar en nuevos mercados como el de Baleares, a la vez que refuerza su posición en el sur de España. Ahora el sector espera que sus competidoras, la Balearia de la familia Matutes o la noruega Fred Olsen, muevan ficha en el nuevo tablero del sector.

■ Nuria Díaz

El pasado 25 de octubre se cerraba una operación, que se venía gestando desde hace meses y que ha cambiado la radiografía de un sector, el naviero, controlado por un puñado de empresas. Finalmente, y tras varios años en el mercado y un sinfín de novios que no llegaron a comprometerse, la oferta de la naviera canaria Armas es la única que ha llegado a buen puerto.­

La venta alcanza los 200 millones de euros, pero además, en virtud del acuerdo alcanzado, Grupo Naviera Armas asumirá el repago de deuda de Trasmediterránea con otras sociedades de Acciona por importe de 127,3 millones de euros. Según ha explicado Acciona, el precio final de la operación podría aumentar en hasta 16 millones de euros adicionales en función del beneficio bruto de explotación (Ebitda) futuro del grupo combinado. Está previsto que esta transacción, que situaría el valor del 100% de la compañía en entre 419 y 435 millones de euros, se complete en el primer trimestre de 2018, previa aprobación por parte de las autoridades españolas de competencia.

Con este acuerdo, Naviera Armas, se convertirá en la mayor compañía española en número de buques de pasajeros y de carga rodada y en una de las principales de Europa. La naviera resultante moverá más de cinco millones de pasajeros y 1,2 millones de vehículos, además de 8 millones de metros lineales de carga. En total tendrá 35 buques (de los que Armas aporta 14 y el resto Trasmediterránea) y operará en 42 rutas (32 de Trasmediterránea) entre Península, Baleares, Canarias y las ciudades del norte de África. De hecho, explican fuentes del sector, serán algunos buque más porque en estos momentos Naviera tiene el proyecto de incorporar nuevos barcos y ya firmado la adquisición de tres buques nuevos, dos fast ferries que se construyen en Australia, y un barco convencional.

El pez chico se come al grande

Comerse al pez grande, que además era la primera en el ranking español, no solo coloca a la canaria en cabeza, puesto al que salta desde el tercero, sino que además, la aleja en cifras de sus principales competidores en pasajeros: Balearia, cuyos accionistas son la familia del ex ministro de Exteriores de PP y mallorquín de ‘pro’, Abel Matutes, y de la noruega Fred Olsen.

Balearia, con una facturación de unos 330 millones de euros tiene una flota de 25 buques y cubre 18 rutas. La compañía está participada por su presidente Adolfo Utor (57,5 %), y el grupo Matutes (42,5 %). El ex ministro de Asuntos exteriores en los gobiernos de Aznar se hizo con este paquete de acciones después de que en 2003 se produjera la fusión por absorción de la ­división naviera del grupo Matutes con Balearia. Utor presentaba en febrero, antes de esta operación de compra que mueve el tablero, el plan estratégico de inversiones de la naviera para los próximos cinco años que asciende a 450 millones de euros, con el objetivo de ganar “en competitividad y ofrecer los mejores servicios a los mejores precios”, gracias principalmente a la construcción de nuevos buques propulsados por gas y terminales que apliquen soluciones tecnológicas e inteligentes.

Por su parte, la noruega Fred Olsen, la gran competidora de la naviera Armas en el mercado canario, tiene una flota formada por 5 buques de alta velocidad que operan entre 9 poblaciones. Los Olsen son unos viejos conocidos en el mercado canario donde antes de ponérselo difícil a los Armas ya se lo pusieron a Trasmediterránea, a la que a finales de los años 90, cuando la compañía era propiedad de la Sepi denunció en varios tribunales, incluso en el Tribunal de Estrasburgo por recibir ayudas públicas que, según Olsen, fueron utilizadas para competir de forma desleal reduciendo un 50% las tarifas en las líneas Los Cristianos-San Sebastián de la Gomera y Santa Cruz de Tenerife-Las Palmas.

En el transporte de mercancías, otra familia naviera, en este caso valenciana, también tiene su parte del pastel. Vicente Boluda preside Boluda Corporación Marítima, muy interesado en crecer en Europa protagonizaba hace un par de años la compra de la compañía alemana de remolcadores Urag, que presta servicios en los puertos de Hamburgo y Bremen, entre otros, a través de varias sociedades. Después de varo saos de reestructuración, el grupo ha vuelto a los beneficios.

Saga de navieros

¿Y quién es el hombre que ha hecho que la naviera canaria pegue el salto? Antonio Armas pertenece a la única saga de navieros canarios que mantiene su actividad en todas las islas del Archipiélago. La compañía fue fundada por su padre, el lanzaroteño Antonio Armas Curbelo y llegó a contar con más de cuarenta barcos para Canarias y para el comercio con África.

Con tan sólo veinte años, en 1969, el presidente comenzó su actividad en la naviera y desde el comienzo se centró en hacer de la compañía una pionera en muchos ambitos. Fue el primero que introdujo los buques ro-ro (de rampa) en Canarias. El Volcán de Tahiche y Volcán de Yaiza fueron adquiridos en Dinamarca, mientras se construían los primeros rolones expresos para las Islas (el Volcán de Timanfaya y el Volcán de Tisalaya).

En aquellos momentos no se conocía el transporte de camiones entre las Islas, ya que hasta entonces la mercancía se cargaba y descargaba caja a caja. Antonio Armas tuvo que vencer los primeros obstáculos, con la ayuda de la Administración, para que los camiones con tarjetas de transporte de cada provincia pudieran circulan entre sí. La iniciativa fue un éxito y se ha popularizado de tal manera que hoy no podríamos entender las comunicaciones en Canarias sin los buques rolones.

Tambien fue pionero en la introducción de los primeros fast ferries en Canarias, a inicios de los años noventa.

Tras este experiencia, Armas opta en los últimos años por renovar su flota con modernos ferries convencionales rápidos, con gran capacidad de carga, mayor comodidad para los pasajeros y una velocidad de 24 nudos.

Ya en 1995 Armas daba el salto y –además de transportar carga– inicia el transporte de pasajeros.
Armas inició en el 2003 un ambicioso plan de renovación de toda su flota, para convertirla en una de las más nuevas de Europa y en ello sigue.

La SEPI, Acciona y, ahora, Naviera Armas...

Al final Trasmediterránea, después de muchas idas y venidas, ha quedado en manos de un naviero, “de los de verdad” como dicen en el sector. Y es que la primera compañía naviera de España ha pasado a lo largo de los años por todo tipo de manos y vicisitudes.

En 2002 fue vendida por la Sepi a Acciona en el marco de la privatización de las compañías de transporte marítimo españolas. Sepi adjudicó el 95,24%de la naviera Trasmediterránea por 259 millones de euros al consorcio integrado por Acciona (55%), Caja de Ahorros del Mediterráneo (15%), Grupo Matutes (12%), Grupo Aznar (10%), Agrupación Hotelera Doliga (9,6%), Grupo Armas (8%) una participación que se elevó al 99,06% tras la OPA lanzada a comienzos de 2003 por Acciona. El entonces presidente de la SEPI, Ignacio Ruiz-Jarabo, aseguraba que la propuesta liderada por Acciona era 'la mejor oferta en términos de precio y de plan industrial, lo que dejaba con la miel en los labios a uno de sus principales competidores, Boluda Corporación Logística, principal rival del grupo ganador, que llegó a elevar la oferta pero lo hizo fuera de plazo.

La familia Entrecanales pagó 482 millones de euros entonces por lo que la reciente venta por 450 millones al grupo Armas deja un saldo un poco agridulce para Acciona que, hace ya mucho tiempo que decidió deshacerse de la naviera, aunque no ha sido hasta ahora, pese a las minusvalías, que ha considerado una oferta como aceptable. En 2014 estuvo a punto e venderla al fondo Cerberus y en 2015 a Balearia.

volver