Nº 1696 lunes 17 de julio de 2017
DESTACADO

A la parálisis por las dificultades para el análisis: los bancos bloquean a los periodistas

Presentan sus resultados el mismo día, el viernes 28 de julio, el finde de la diáspora vacaciona

■ N. L.

La banca ha devenido de adelantada de la información al disimulo torticero, con premeditación y alevosía, a la información encubierta y al retroceso en las buenas prácticas de transparencia. Camina en acelerado proceso desde el oligopolio a las prácticas monopolísticas. De los bancos en particular a la banca en general.  
Hubo una época no demasiado lejana en que las principales entidades financieras competían con admirable espíritu deportivo en adelantarse a los competidores en presentar a la prensa sus resultados al tiempo que se esforzaban por conseguir la presencia en las ruedas de prensa correspondientes del mayor número de profesionales de la información, procurando que acudieran los de mayor prestigio.


Cuando lucía la competencia

Eran tiempos en los que, superada la época de la reunión a puerta cerrada de “los siete grandes” en inquietante almuerzo, y a pesar de la reducción del número de entidades por las fusiones, lucía la competencia, o sea, la calidad del mercado. La verdad es que entonces había menos bancos pero el gran número de cajas de ahorros, la mitad del sistema financiero, mejoraba la rivalidad en un sector tan sensible.
Hoy, desaparecidas las cajas como tales, y, por si eran pocos los bancos desapareció el Popular, el oligopolio actúa sin cortarse un pelo en un no menos inquietante proceso hacia un monopolio con cinco patas.

Aprovechando el finde vacacional

La última jugada de los más importantes, salvo Bankia, que de momento es un banco público, ha sido la presentación de sus resultados del primer l el mismo día, el viernes 28, el finde vacacional.

Ese hecho, que no puede calificarse de casual, ha sido denunciado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), presidida por Iñigo Barrón, redactor financiero del diario El País, que no es la primera vez que en estos días se queja de las malas prácticas bancarias.

“Desde la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) –reza un comunicado de la APIE– queremos expresar nuestro malestar y preocupación ante la noticia de que cuatro de las cinco principales entidades   bancarias –Santander, BBVA, CaixaBank y el Sabadell– coincidirán el próximo viernes 28 de julio en la presentación de sus resultados del primer semestre.

Argumentan los periodistas económicos y no por primera vez –su voz rebota en el arrogante silencio bancario– que estas prácticas de solapamiento constituyen un serio obstáculo para el trabajo de los periodistas, que no disponen de tiempo suficiente para analizar de forma adecuada la información recibida, ni del espacio suficiente en sus medios para ofrecer la cobertura conveniente.

Hay que añadir un hecho doloroso: la continua merma de personal en las redacciones debido a la dura crisis sufrida por la prensa escrita, la más adecuada para una información más detallada que ha llevado a sus editores a una selección de personal al revés; o sea, se prescinde de los más veteranos y más caros sustituyéndolos por becarios.

La APIE destaca esta precariedad de personal especializado señalando que este tipo de convocatorias sean cubiertas, en la mayor parte de las ocasiones, por un único profesional, “tarea prácticamente imposible cuando se produce una concentración tan acusada como ésta”. Y consideran especialmente llamativo que el día elegido sea un viernes, una jornada especialmente complicada para las redacciones.

Con cierto recochineo general y con el  mal ejemplo del BBVA

La actitud de los cuatro señalados tiene algo de recochineo pues el año pasado, tras las protestas de la APIE, los grandes bancos habían eliminado los solapamientos en la presentación de sus resultados anuales. A la Asociación y a El Nuevo Lunes les cuesta entender que dicha práctica haya resurgido de nuevo, en un claro avance hacia atrás en transparencia informativa.

Resalta la APIE que “uno de los principales bancos del país”, en referencia aunque no lo cita por su nombre, al BBVA, haya optado por la comunicación vía web y teléfono para presentar sus resultados trimestrales, en lugar de la convocatoria presencial que había sido la fórmula tradicional.

La Asociación se ha dirigido a esta entidad sin recibir ninguna respuesta, lo que no es sorprendente en el caso de este banco cuyo presidente, Francisco González, FG, se muestra tan refractario a las buenas prácticas de leal información a sus accionistas, clientes, trabajadores y ciudadanos en general.

Preocupa a la APIE el camino de la banca hacia la opacidad

La APIE hace un llamamiento para que los grandes bancos no continúen por esta vía y que no sirva de ejemplo para el resto del sector, ya que entienden que estos protocolos dificultan, en vez de facilitar, la labor de los periodistas y reducen las posibilidades de intervenir con sus preguntas en estos actos.

“En unos tiempos –reclaman los periodistas económicos– en los que la economía sigue siendo uno de los principales temas de atención, facilitar y no obstaculizar el trabajo de los periodistas debería ser prioritario para unas entidades en las que millones de personas tienen depositado su dinero y su confianza”.

La APIE concluye con una recriminación: “La Asociación cree que los bancos necesitan una política informativa con la máxima transparencia, como parte de su responsabilidad social corporativa y nos preocupa que el camino elegido sea el contrario”. 

volver